Ir a contenido

RECURSO ESENCIAL

Parets no municipalizará el servicio del agua a corto plazo

El Ayuntamiento prorrogará dos años el contrato con Aigües de Sabadell, si bien incrementará las medidas de fiscalización pública

La gestión directa se ha desechado por el momento porque "comportaría un incremento tarifario para el ciudadano", explica el alcalde Mingote

Manuel Arenas

Agua del grifo.

Agua del grifo. / MARTA JORDI

Parets del Vallès no municipalizará el servicio del agua, al menos no a corto plazo. Así lo ha confirmado el alcalde del municipio y presidente del Consorci Besòs-Tordera, Sergi Mingote (PSC), que ha explicado a este diario los pormenores de la prórroga del contrato -cuya prórroga vigente caduca el próximo 31 de marzo- que acometerá el consistorio vallensano con la Companyia d'Aigües de Sabadell (CASSA), la cual tiene concedida la gestión del recurso esencial desde el 1997.

La nueva prórroga, "seguramente" -dice Mingote- de dos años, se llevará a cabo no obstante bajo una serie de nuevas condiciones mediante las cuales el consistorio fiscalizará en mayor medida el servicio del agua prestado por CASSA, pasando de un modelo de gestión puramente privado a un modelo mixto, en el que la gestión se llevará a término por la empresa con algunos límites impuestos por la Administración.

Entre esas limitaciones de control público, por ejemplo, se halla la celebración de una comisión mixta cada seis meses "en que todo el Pleno municipal, y no sólo el Gobierno, se reunirá con la empresa para hacer un control exhaustivo del servicio", apunta el alcalde de Parets. Además, el nuevo contrato estipulará la obligación para la empresa de invertir ciertos montantes en mejora de la red pública del agua, siendo una de esas mejoras la denominada segmentación del servicio -como tiene, por ejemplo, Sabadell-: acotar los tramos de la red entre bomba y bomba, lo que, en caso de avería o fuga, permite no tener que cortar el circuito completo sino simplemente el tramo problemático. 

Mingote asegura que "también se aumentará la bolsa social [actualmente de unos 6.000 euros], que no sale de los presupuestos sino de la empresa, para hacer frente a los problemas del ciudadano", reafirmando que, "como ya ocurre, la empresa seguirá obligada a no cortar el agua a quien no tenga recursos económicos para pagarla".

Por qué no se municipaliza el servicio

Como en otros muchos municipios, el debate de la municipalización del agua, con marcado trasfondo ideológico, viene dándose en Parets tiempo atrás. Ya en marzo del 2016, cuando se tuvo que afrontar una prórroga, especialmente ERC y Nova Opció Per Parets (NOPP) presionaron al Gobierno del PSC para que diera el paso hacia la municipalización, algo que se repitió en el Pleno municipal de septiembre de ese mismo año, cuando sólo CiU apoyó la prórroga propuesta por el PSC y C's se abstuvo.

Entre los argumentos a favor de la municipalización, Jordi Seguer, portavoz de ERC, aludió en sede plenaria al "ahorro del 21% de IVA y de parte del beneficio que se lleva CASSA, que los expertos calculan que es entre el 6% y el 8%"; y Rosa Martí, portavoz de NOPP, esgrimió la carencia de inversiones por parte del actual servicio, "ya que todavía hay cañerías muy antiguas que deberían haberse eliminado". Por su parte, el portavoz de Sumem Parets, Antonio Molina, preguntó al Gobierno "si es su intención seguir prorrogando el contrato hasta que pasen cincuenta años, que es lo que permite la Ley, o en algún momento se plantean afrontar el reto y hacer un estudio riguroso".

Sin embargo, Mingote sostiene ahora que, tras estudiar de manera interna -con recursos propios del ente municipal- la posibilidad de municipalizar, "concluimos que por el momento no lo haremos porque deberíamos aumentar la tarifa de agua que pagan los ciudadanos y sería incoherente con la congelación de tasas que hemos ejecutado este año". Además, el Gobierno municipal de Parets ha valorado en favor de la no municipalización que la satisfacción ciudadana con el actual servicio sea "alta" y que la empresa CASSA se muestre favorable a las limitaciones impuestas por la Administración. 

Uno de los puntos que más preocupan al alcalde de Parets es la imposibilidad de que una hipotética empresa municipal pudiera prestar el mismo servicio que CASSA sin aumentar la tarifa que el ciudadano paga. "Es posible que grandes ciudades puedan rentabilizar la estructura que se requiere, pero según nuestro estudio [que ha analizado ejemplos como Granera (CiU) o Calella (PdeCAT y PSC)], las ciudades de menos de 30.000 habitantes que han ejecutado la municipalización, han tenido que incrementar la tarifa un 10 ó 15%", dice.

La posibilidad futura de mancomunar

La razón que se expone desde el Ayuntamiento de Parets para justificar la nueva prórroga de dos años es mantenerse a la expectativa durante este tiempo de cómo evolucionan las fórmulas de mancomunidad entre los municipios, que en algunos casos se agrupan para crear entre todos una red que permita reducir los costes de la municipalización.

Este modelo sí convence al alcalde de Parets, que conceptualmente se muestra favorable a la municipalización de servicios: "De aquí a un tiempo, es posible que ese tipo de fórmulas permitan solidificar estructuras para municipalizar; por economía de escala, si se agrupan 50 municipios puede que salga a cuenta y lo estudiaremos".

Uno de esos ejemplos de mancomunidad a los que alude Mingote es el de Montornès del Vallès, donde desde noviembre del 2014 el consistorio asumió la gestión directa del servicio del agua a través del Consorci per a la Gestió Integral d'Aigües de Catalunya (GIACSA), empresa pública -que agrupa a 11 municipios entre los que también están Collbató o Camprodon- que en el ámbito local adopta la estructura de Aigües de Montornès. 

Consultada por la experiencia de la municipalización del agua durante este tiempo, desde Aigües de Montornès aseguran que la tarifa que paga el ciudadano no se ha aumentado, si bien sí lo ha hecho la partida presupuestaria dedicada a las inversiones de la red pública del agua por tal del buen mantenimiento del sistema.

El pasado mes de enero, el Ayuntamiento de Parets hizo público que asumirá íntegramente el reciente aumento del 11,88% en el precio del agua aprobado por la Agència Catalana de l'Aigua (ACA), que Mingote consideró "injusto y desproporcionado". El Consorci Besòs-Tordera, que el alcalde preside, ya recurrió en la vía contencioso-administrativa la subida, y Mingote explica que, "a la espera de que se adopten medidas cautelares, un pronunciamiento judicial ha dejado la subida en 'stand by'. Ahora asumiremos el importe se adopten cautelares o no, pero no lo podremos controlar eternamente y es factible que en un tiempo el precio del agua acabe aumentando alrededor de un 10%".

Más noticias de Parets en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA

0 Comentarios
cargando