Cine

Estrellas de cine que nunca ganaron un Oscar

Glenn Close y Peter O'Toole encabezan la lista de los actores que más veces se han quedado con la miel en los labios

Glenn Close, antes de la gala.

Glenn Close, antes de la gala. / EFE/EPA/Chris Pizzello

1
Se lee en minutos
El Periódico

¿Se puede calificar de perdedor a un actor o actriz que habiendo sido nominado varias veces a lo largo de su carrera para llevarse un Oscar de Hollywood no lo haya conseguido? Seguramente no y, sin embargo, difícilmente podrá desprenderse de ese sambenito una superlativa actriz como Glenn Close, quien ostenta el dudoso honor de ser la intérprete viva que más veces se ha quedado con la miel en los labios teniendo tan cerca el sabor del triunfo. Hasta en ocho ocasiones ha logrado colarse entre las nominadas por la academia de cine estadounidense sin que hasta el momento haya podido llevarse una estatuilla a casa.

El álter ego masculino de Close fue otro actor mayúsculo como Peter O'Toole, quien también con ocho nominaciones y otros tantos intentos nulos al menos recibió en 2003 un Oscar honorífico: dorada palmadita en la espalda que viene a reparar supuestas injusticias y que también recibieron en su día grandes nombres del celuloide como Cary Grant -dos nominaciones fallidas- (1970) o Greta Garbo (1954), si bien la diva sueca se negó a recogerlo tras no haberlo podido ganar en buena lid en tres ocasiones.

En los primeros puestos de esa lista de intérpretes que más veces han sido candidatos a los Oscar sin haberlo conseguido también se encuentran los nombres de Richard Burton (7 nominaciones), Deborah Kerr (6), Albert Finney (5), Annette Bening (4) o Ethan Hawke (4).

Noticias relacionadas

Mención aparte merece Amy Adams, quien a sus 47 años acumula seis nominaciones fallidas. Pocos dudan que la actriz estadounidense pueda acabar consiguiendo una estatuilla dada su juventud y es que, a veces, los premios tardan en llegar: una estrella como Paul Newman ganó su primer Oscar como actor tras seis intentos y justo un año después de recibir una estatuilla honorífica que le fue otorgada pensando, quizá, en que nunca ganaría una de otra forma.

En otro orden de cosas, hay estrellas de la gran pantalla que puede parecer increíble que no tengan en su haber ni estatuillas ni casi nominaciones. Taquilleras como ellas solas, figuras como Harrison Ford, Samuel L. Jackson, Sigourney Weaver o Tom Cruise, por citar tan sólo a cuatro de ellas y sin remontarnos a tiempos demasiado remotos, no han logrado el reconocimiento de un Oscar.