Opinión |
Financiación
Albert Soler

Albert Soler

Periodista

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Illa me quita un peso de encima

Quien más dinero tiene, más impuestos paga, hasta ahí todo sigue igual, la diferencia es que, ahora, quien más pague, más debe recibir. No sé si eso se puede considerar redistribución de nada, pero si lo dicen los socialistas, debe ser muy de izquierdas

Illa sostiene que el Gobierno responderá a la "singularidad" de Catalunya en financiación

ERC y PSC chocan por el significado de la financiación "singular"

Illa llama a votar "para defender la democracia y la paz": Está en juego el alma de Europa

Desde que el PSC se ha apuntado a la tesis de que quienes más impuestos pagan, más servicios han de recibir, estoy que salto de contento. “No puede ser que Catalunya sea la tercera en aportar recursos y la decimocuarta en recibirlos”, aseguró Salvador Illa. Hasta ahora, a eso se le llamaba redistribución de la riqueza: quien más tiene, más paga, y a la hora de repartir, se benefician quienes menos tienen. Se conoce que para el socialismo las cosas ya no han de ser de esta manera, los tiempos han cambiado. Quien más dinero tiene, más impuestos paga, hasta ahí todo sigue igual, la diferencia es que, ahora, quien más pague, más debe recibir. No sé si eso se puede considerar redistribución de nada, pero si lo dicen los socialistas, debe ser muy de izquierdas.

Imagino que, igual que se aplica a las comunidades autónomas, esta tesis se aplicará a los barrios: si en Sarrià-Sant Gervasi pagan más impuestos que en el Raval, todo ese dinero debe repercutir en mejoras de su barrio, y que se apañen los de la parte baja de la ciudad, haber sido ricos. Y, sobre todo, espero que el nuevo sistema impositivo se aplique también a las personas físicas: quien más impuestos pague, más y mejores servicios recibirá. Ahí quería yo llegar.

Hace meses que yo vivía en un estado de preocupación: mi tía y madrina, la pobre, me dejó en herencia un par de inmuebles. Maldita la hora. Al poco me informaron que me toca pagar 200.000 euros de impuesto de sucesiones. En otros tiempos, me hubiese parecido un atraco -en ninguna otra región de España pagaría suma semejante-, pero gracias a las nuevas teorías socialistas -que recogen viejas tesis del catalanismo-, quien más paga, más debe recibir. En cuanto consiga 200.000 euros, me voy a plantar en la oficina tributaria a pagar con la alegría de saber que todo ese dinero repercutirá en mi propio beneficio: puesto que pagaré más impuestos que la mayoría de ciudadanos, estaré mejor atendido si estoy enfermo, mi hijo irá gratis a los mejores colegios, me van a subir el sueldo y me van a pagar vacaciones en el Caribe cada verano, más todas las cañas de todo el año. Lo que vale para Catalunya, vale para todos, y si pago más que los demás, exijo beneficiarme de ello.

Suscríbete para seguir leyendo