Opinión |
Error del sistema
Emma Riverola

Emma Riverola

Escritora

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Nuestra Catalunya en miniatura

Tanto da que hablemos de un parlamento democrático o de unas cortes feudales, pequeños matices sin importancia al servicio de la épica

¿Cuándo será el debate de investidura en Catalunya? ¿Habrá repetición de elecciones? Calendario y fechas clave

¿Cómo se aplicará la ley de amnistía del 'procés'? Todas las claves del periplo judicial

El president Pere Aragonès y el presidente del Parlament, Josep Rull, el lunes pasado.

El president Pere Aragonès y el presidente del Parlament, Josep Rull, el lunes pasado. / Zowy Voeten

No te confíes. Ni por un momento creas que esto se ha acabado. Seguimos con los pies bien hincados en nuestra Catalunya en miniatura, elaborada con maquetas de poliuretano pintadas de colorines. Ahí está la “nación milenaria, una institución que va más allá de los siglos”, dijo nuestro Josep Rull. Y tanto da que hablemos de un parlamento democrático o de unas cortes feudales, pequeños matices sin importancia al servicio de la épica.

Porque el engaño, digo la épica, sigue impregnando nuestro discurso. Así hablamos de la “restitución” de Puigdemont (aunque no hay manera de que los votantes le devuelvan la corona) o de mesa “antirrepresiva”. Ay, qué gracia humillar a los que han facilitado la amnistía. Recordad, nunca hemos pedido perdón. Todo lo que hicimos estuvo bien. Por tanto, seguimos ignorando al Constitucional. ¡Y que nadie se atreva a reprimirnos!

Si no se doblegan a nuestros antojos, volveremos a elecciones. Mientras, pintaremos las maquetas de hospitales y escuelas. Qué más que en la vida real se impongan los recortes o aún estemos en 'shock' por los malos resultados del informe PISA. Y, sobre todo, que a nadie se le ocurra comparar la Catalunya de los servicios sociales del tripartito con el erial de los años del ‘procés’. ¿Ya te has olvidado de los helados en cada esquina? De cartón piedra, eso sí. 

No, mejor no hablar de aquellos tripartitos liderados por socialistas. Calla, calla, ni mientes al diablo. Abominemos del PSC. Ignoremos que llevan encadenando victorias en Catalunya. Demonios españoles con cola. Excepto cuando nosotros pactamos con ellos, claro. Pero que no lo haga ERC. ¡Traidores!, les aullaremos. Nosotros y nuestra corte de comentaristas parásitos. Esos tan y tan de izquierdas cuando critican a socialistas o a Comunes, pero tan calladitos cuando se trata de pactar con Junts. No, nada de ERC en el gobierno. Que, en la oposición, igual nos da por liarnos a tortas entre nosotros. Ay, qué pequeñita es nuestra Catalunya. Pero así la queremos. Bien atadita y bien nuestra.

Suscríbete para seguir leyendo