Opinión |
NEWSLETTER
Albert Sáez

Albert Sáez

Director de EL PERIÓDICO

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Alejandro Fernández y la suma de Feijóo

Alejandro Fernández  celebra la victoria con apoderados en la sede electoral del PP

Alejandro Fernández celebra la victoria con apoderados en la sede electoral del PP / ZOWY VOETEN

El periodismo fabrica estereotipos para procesar con mayor rapidez la información. Esa agilidad a menudo sacrifica la exactitud. Esquerra, por ejemplo, ha vivido una década prodigiosa durante la cual Oriol Junqueras y Marta Rovira aparecían en las crónicas periodísticas como una unidad de destino en lo universal. Al final, se ha visto que no. Frente a ellos, Junts hasta la llegada de Jordi Turull, era un guirigay en la que el más mínimo matiz se convertía en una discrepancia orgánica. Ahora, pese a la tensión interna acumulada por unos resultados que no eran los esperados, todo es harmonía en su versión mediática. Alejandro Fernández estuvo semanas esperando que el PP de Alberto Núñez Feijóo le confirmara como candidato. Al final, casi lo hicieron por descarte con el hiriente argumento de que obtendría el mismo resultado que cualquier otro, sin valorar su aportación personal. No ha sido así, Fernández ha sumado 15 diputados, por encima de la franja más alta de las encuestas y con Vox a su derecha manteniendo los 11 diputados. Fernández ha sumado a la ola creciente de Feijóo, pero la mirada mediática sigue instalada en que no piensan lo mismo y el más mínimo detalle se convierte en una disidencia filtrado por las gafas de los medios de comunicación.

Cualquier líder inteligente trata de sumar todo lo que puede dentro de su espacio político. Feijóo lo ha hecho siempre, pero esa burbuja madrileña que ahora trata de secuestrarlo se lo complica en exceso. Alejandro Fernández es mejor orador que organizador y viene de una época en la que en el PP de Catalunya no había medios y las cosas se las tiene que hacer uno solo. Eso ahora va a cambiar. Pasar de 3 a 15 diputados proporciona muchos medios y, además, es la cuarta fuerza política del Parlament y debe exigir un peso equivalente en los órganos de la cámara y en el panorama mediático catalán, donde demasiadas veces fuerzas mucho más minoritarias como la CUP, els Comuns e incluso Aliança Catalana tienen más protagonismo del que les otorga la ciudadanía. Hace bien Fernández en reclamar que le corresponde un puesto en la mesa sin que nadie se lo regale. Y hace bien también Feijóo en pasar página y dar a Fernández el protagonismo que le han otorgado las urnas. El congreso pendiente de la formación en Catalunya debería encontrar la fórmula para cambiar ese estereotipo. 

Suscríbete para seguir leyendo