¿Alcaldía repartida?

El pacto del Claris

La fiesta en la terraza del Hotel Claris reunió en un momento concreto a Jaume Collboni con Xavier Trias. Se les veía distendidos y resolutivos 

El alcalde Jaume Collboni con el hotelero Jordi Clos y Xavier Trias en la terraza del hotel Claris

El alcalde Jaume Collboni con el hotelero Jordi Clos y Xavier Trias en la terraza del hotel Claris / Cedida

Álex Sàlmon

Álex Sàlmon

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Puede que la sesión de constitución del Consejo Municipal donde Jaume Collboni se convirtió en alcalde estuviera bañado en mal rollo. Mucha tensión, malas caras, poca humildad por parte de unos, excesos por los otros… Fue una día para recordar y, sobre todo, para tener claro que en política lo supuestamente atado puede estar muy suelto. Vaya, como le puede ocurrir a Pedro Sánchez en los próximos días.

La foto de todo el Plenario en las escaleras centrales del Ayuntamiento da para un ensayo psicológico. Cada rostro era un poemario nada coincidente. Sin embargo, los días pasan, las ideas se centran y, a parte del más feliz de la fiesta, el alcalde con la vara de mando, el resto ya se ha ido recomponiendo y asimilando el futuro que tiene cerca.

Lo que nadie sabía en aquel momento es que la convocatoria de elecciones, anunciadas al día siguiente de las municipales, iban a acabar dando unos resultados tan inciertos. Así, ahora gobiernan los socialistas con Jaume Collboni, pero las necesidades de pactos posteriores, justamente con el mismo partido que medio habita Xavier Trias, solo medio, puede ofrecernos nuevas fórmulas de gobierno novedosas o sorprendentes.

Ya lo comentó Joan Vehils hace unas semanas en una de sus crónicas festivas y domingueras. La fiesta en la terraza del Hotel Claris reunió en un momento concreto a Jaume Collboni con Xavier Trias. Fue el propio Jordi Clos quien inmortalizó el momento. Hablaron un largo rato solos. Se les veía distendidos y resolutivos. Fue un día después de que se filtrara la posibilidad de una alcaldía repartida hablada durante la campaña.

La propuesta parece una locura. Siempre hay alguien que extrae la idea de la locura para apaciguar a la 'sociovergencia'. Lo cierto es que ellos dos ya lo habían hablado, y lo volvían a hacer en el Claris. ¿Existe un pacto que espera que haya un gobierno definitivo en España?

Una cosa está clara. La supuesta amnistía no da cargos. Entrar en el gobierno municipal, sí. Y JxCat está muy falto de colocar a su gente en posiciones profesionales que también sean ingresos para el partido.