Opinión |
Energía

Descarbonizar la economía como palanca para la competitividad

Ante la reforma del mercado eléctrico, se debe dar seguridad jurídica para asegurar las inversiones necesarias a realizar durante los próximos años

La expansión de renovables marca récords en el mundo, pero carbón y gas se mantienen como líderes

La expansión de renovables marca récords en el mundo, pero carbón y gas se mantienen como líderes

Ana Garcia Molina

Ana Garcia Molina

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Estamos ante una gran ambición política y social: la descarbonización de la economía como gran palanca de la competitividad europea. Una descarbonización que lleva asociada la transición energética.

Venimos de un periodo en el que los precios de las mercancías se tensionaron mucho, con un gran impacto en los precios de la energía, y en el que la sucesiva regulación del mercado eléctrico ha estado muy activa. Destaca la propuesta de reforma del mercado eléctrico, que sale adelante por la presión política y como consecuencia de la guerra en Ucrania, y que tiene como objetivo preservar la formación de precios en los mercados a corto plazo y que la demanda pueda ser más activa aumentando su flexibilidad. En definitiva, que los agentes encuentren las necesidades de energía a ofrecer y a comprar.

Actualmente nos encontramos en un contexto de relajación de precios que nos podría hacer llegar a los niveles del año 2021. El precio de la electricidad a futuro (2024) muestra una cotización alrededor de los 90 €/MWh, con una formación de los precios marcada por la volatilidad. Tendremos que seguir la evolución.

'Curva del pato'

La gestión tradicional del sistema eléctrico, donde la oferta se adaptaba a la demanda, está cambiando. Estamos viviendo lo que se conoce como 'curva del pato', con la generación de energía renovable que no puede llegar a cubrir la demanda. En este sentido se corre el riesgo de acelerar el almacenamiento sin considerar el ritmo de la demanda, lo que podría suponer añadir costes de capacidad de mercado que podrían derivar en precios elevados para el consumidor. Por eso, es necesario realizar una gestión masiva de la demanda facilitando la tecnología para gestionarla.

La hiperactividad regulatoria por parte de la UE para diversificar las fuentes de aprovisionamiento y sustituir el gas ruso, la apuesta por los gases renovables y un invierno con menos demanda de gas por unas condiciones climatológicas más suaves han permitido tener unos niveles de precios de gas más asumibles.

Los mercados de futuros cotizan el precio del gas a 40 €/MWh para el tercer trimestre del 2023, acompañado también de una mayor garantía de suministro para el próximo invierno que se ha visto reforzada por un marco reglamentario donde la UE ha habilitado una plataforma de compra centralizada.

Ante la reforma del mercado eléctrico, se debe dar seguridad jurídica para asegurar las inversiones necesarias a realizar durante los próximos años. Se tiene que dar prioridad en un despacho más competitivo, sin olvidarse de las redes, la fiscalidad y poder dar respuesta al trilema energético. Poner en relieve la demanda para que los mercados puedan dar respuesta a una mayor flexibilidad con la mayor penetración de las energías renovables.

Si se prevé un marco de futuro con precios más bajos, y ante un exceso de generación de renovables, una posible solución para garantizar la inversión y proteger el consumidor son los CfD (contratos bilaterales por diferencia). Los mercados de largo plazo a través de los CfD no tienen que distorsionar las señales de precios a corto plazo para facilitar la flexibilidad de los mercados de balance y facilitar la seguridad del sistema.

Los retos asociados a la transición energética, con la gran penetración de renovables, cambia el sistema eléctrico físico. Sin duda, pasamos de un 'mix' de energía de potencias firmes a un sistema de potencias intermitentes (las energías renovables), cosa que comporta cambios en la oferta y con gran relevancia en la parte de la demanda que cada vez tendrá que ser más activa y flexible. El resultado: más volatilidad de los precios de la energía.

Suscríbete para seguir leyendo