Opinión |
Artes escénicas

Los primeros Premios Talía

El teatro es una industria modesta al lado de la del cine, pero una industria que genera muchos millones de euros al año y que arrastra cada vez a más público

I Edición de los Premios Talía.

I Edición de los Premios Talía. / Juanjo Martín/EFE

Carles Sans

Carles Sans

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El pasado lunes 27 se celebró en Madrid la primera gala de los Premios Talía, propiciados por la Academia de las Artes Escénicas. Un exitoso intento por parte de esta y de su presidenta, Cayetana Guillén Cuervo, para elevar la categoría del teatro, la danza, el circo y la lírica al nivel de otras industrias como el cine, que con sus Premios Goya transcienden cada año a segmentos de población a veces demasiado alejados de los cines. Gracias a eventos como el del lunes, la gente descubre espectáculos nuevos, actores y actrices de teatro, y ¿por qué no? propuestas de moda que se comentan y ayudan también a otra industria, como la de la costura.

Las artes escénicas son, ante todo, cultura, pero también, en noches como la del lunes, pueden ser glamour, un glamour al que este sector, a veces, se ha resistido con el pretexto de que cultura y ‘show bussines’ no pueden ir de la mano. En la plaza Santa Ana de Madrid se desmontó ese pretexto y grandes profesionales de cada especialidad se pasearon por la alfombra roja, promocionaron ante los medios sus espectáculos, hablaron de sus proyectos y después, desde el patio de butacas del Teatro Español, aplaudieron a los compañeros premiados. Una gran fiesta y una promoción mediática de incalculable valor si hubiera que contarla en euros. El teatro, no hay que olvidarlo, es una industria modesta al lado de la del cine, pero una industria que genera muchos millones de euros al año y que arrastra cada vez a más público.

Los Talía fueron un éxito, y estoy seguro de que han llegado para quedarse y normalizar las artes escénicas de España. Un detalle a tener encuentra para perfeccionar la próxima edición sería incluir el premio al mejor espectáculo de comedia, diferenciándolo del mejor dramático. Una sugerencia para que el próximo año estos Talía sean aún mejores. Enhorabuena a la Academia y a su presidenta.

Suscríbete para seguir leyendo

TEMAS