Barceloneando Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Boris Izaguirre lloró de amor en La Paloma

El presentador fue el homenajeado de la fiesta anual de los restauradores de Barcelona

3
Se lee en minutos
Boris Izaguirre con la alcaldesa Ada Colau y el periodista Xavier Sardà

Boris Izaguirre con la alcaldesa Ada Colau y el periodista Xavier Sardà / Cedida

Fue entrar en la calle del Tigre y encontrarme con el padre Apeles. Y no solo eso. Detrás suyo le seguían políticos de Junts como Albert Batet y Jordi Turull. Más tarde se unió a ellos Elsa Artadi. Todos ellos y muchos más estaban en la cola de la sala La Paloma, que ha vuelto a abrir las puertas tras 16 años cerrada. El Gremio de Restauradores celebró allí su fiesta patronal con un espectacular éxito de convocatoria. Hubo, además, homenaje a Boris Izaguirre, previa presentación de Xavier Sardà y aplausos para Ada Colau. O sea, que no faltó de nada.

Detecto que la simpatía y el don de gentes que transmiten Apeles, Batet y Artadi contrasta con el frío saludo del secretario general del partido de Puigdemont. Es más, sólo le vi esbozar una sonrisa cuando felicitó al actor Carles Sans por su obra ‘Por fin Solo’, que el propio Turull había presenciado unas semanas antes en Begues.

Por contra, la alcaldesa tiene la virtud de que todos aquellos que aseguran odiarla, dos minutos después acaban aplaudiéndola. Bueno, todos no, pero se llevó una buena ovación. Colau gana en las distancias cortas, transmite alegría, está animada y en tiempos electorales sabe adaptarse a ambientes no siempre favorables.

La todavía delegada del gobierno y ya número dos de Jaume Collboni, Maria Eugènia Gay, es otra de esas personas que traslada buen rollo y confianza. Le quedan quince días en un cargo que dejará con el listón muy alto. Gay coincidió en color de la vestimenta con Colau y con la candidata de Cs, Anna Grau: de rojo las tres, aunque nada tienen que ver entre ellas. A Gay la vimos con la presidenta de Guitart Hoteles, Cristina Cabañas. Ellas y ocho amigas más están capitaneando un encuentro de más de 400 mujeres líderes en sus sectores el próximo fin de semana en Lloret de Mar.

Fue curioso ver sentados juntos y sonrientes a la teniente de alcalde, Janet Sanz y al director general del Gremi, Roger Pallarols. Parecen olvidadas aquellas peleas a muerte por las terrazas. Veremos cuánto dura la tregua. El nuevo presidente del Gremio, Salva Vendrell, no pudo saludar a Xavier Trias, que tras aquella comida mano a mano en el Raco d’en Cesc, parece evitar a la alcaldesa. Tampoco asistió Ernest Maragall, que comía con un grupo de arquitectos, pero que mantiene una buena relación con los del Gremio. Sí estaban Eva Parera, Anna Grau y Dani Sirera, a quien vimos conversar con un relajado Alberto Fernández Díaz. El presidente José Montilla solo cambió su rictus cuando se abrazó a Boris Izaguirre.

Noticias relacionadas

Estaba Juanjo Puigcorbé. Un actorazo de esos que por razones políticas no lo vemos en los escenarios catalanes. Y había empresarios como Enrique Tomás, Ramón Bordas y la siempre elegante, como no podía ser de otra manera, empresaria y diseñadora Rosa Clarà, junto a su esposo Josep Artigas. Ambos tienen una buena amistad con el citado Boris y su marido, Rubén Nogueira. Pues eso, que la estrella del fiestorro fue Izaguirre. Boris mostró su conocimiento y estima por Barcelona, lanzó un guiño a Colau explicando que la conoce más que a Almeida... Y expresó, sin miedo, pero con sentimiento y emoción, su amor inquebrantable por Rubén. Boris lloró de amor en La Paloma. Sin duda, un bonito final.

Mayoría femenina

La diseñadora Charo Ruíz, la escritora y periodista Marta Robles y la embajadora de Alura, Ana Fernández

/ Cedida

Fue bajar las escaleras que te llevan al espectacular centro de belleza y bienestar Alura Beauty Wellness y observar que algo importante estaba pasando. Pues sí, la periodista y escritora Marta Robles presentaba su libro Lo que la primavera hace con los cerezos (Espasa). Lo hizo junto a la CEO de Savills, Anna Gener, y el periodista Marius Carol en una sala repleta de mujeres elegantes y glamurosas. Eduardo Mendoza, Alberto Cerdán y Loquillo fueron otros representantes de la minoría masculina. O sea, que la simpática y estilosa embajadora de Alura, Ana Fernández, ahora también madre de la modelo Julieta Gracia, logró reunir a lo mejor de cada casa. Desde la diseñadora y propietaria de Tot-Hom, Marta Rota, o la diseñadora Charo Ruíz, hasta Elsa Anka y Mariona Ferran de New Look o la influencer Maica Jáuregui. En fin, que Marta Robles está en plena forma. Y no solo física. Además, comunica como nadie y transmite optimismo. Pues eso, un éxito total de convocatoria para presentar un buen libro.

Temas

Barcelona