Apunte

La mujer de negro

El recelo con que el Gobierno espera la visita de la misión del Parlamento Europeo es solo comparable al regocijo que despierta en el PP

1
Se lee en minutos
La eurodiputada Monika Hohlmeier

La eurodiputada Monika Hohlmeier / Parlamento Europeo

En España se ha desarrollado un recelo atávico hacia los ‘hombres de negro’ de la Unión Europea. En la crisis de deuda que asoló la zona euro a partir de 2010, con epicentro en Grecia y ondas sísmicas que llegaron a Irlanda, Portugal y España, los ‘hombres de negro’ de la Comisión Europea eran los encargados de visitar sobre el terreno los países recatados para vigilar que los recortes y las políticas de ajuste impuestas desde Bruselas se llevaban a efecto. Ni solo eran hombres, ni vestían como el cobrador del frac, pero la expresión ‘hombres de negro’ servía para concentrar en una sola imagen el temor y el rechazo que suscitaban.

Noticias relacionadas

Este lunes aterriza en Madrid una misión de la Comisión de Control Presupuestario del Parlamento Europeo con el objetivo de fiscalizar la gestión que está haciendo España de los fondos europeos. No es un ‘hombre de negro’ sino, a lo sumo, una “mujer de negro’ quien está al frente de esta misión: la eurodiputada alemana del Partido Popular Europeo (PPE), Monika Holhmeier.

En el diseño que hizo la UE del Mecanismo de Recuperación se negó al Parlamento Europeo la fiscalización última de los fondos 'Next Generation EU' y se cedió esta tarea ejecutiva a la Comisión Euopea, que, hasta ahora no ha visto tacha en la gestión española. El Parlamento Europeo puede fiscalizar; incluso hacerlo sobre el terreno, aunque sus informes no sean vinculantes. Entra dentro de la normalidad democrática y es del todo deseable que un parlamento vigile el dinero público. No hay nada de ‘negro’ en ello. Esta misión, sin embargo, ha entrado en el imaginario de los ‘hombres de negro’ porque viene precedida de unas declaraciones de Holhmeier que anticipan censura. “No tenemos ni idea de qué está haciendo el Gobierno de España con el dinero”, está diciendo la eurodiputada alemana, sembrando oscuras sospechas sobre la gestión española y la fiscalización que ejerce la Comisión Europea, con quien está enfrentada el Parlamento. El recelo y la preocupación con que el Gobierno espera la visita de esta ‘mujer de negro’ es solo comparable al regocijo que despierta en las filas del PP.