Opinión

Entre la samba y la tumba

1
Se lee en minutos
Pelé con el trofeo Jules Rimet, la primera Copa del Mundo que ganó con Brasil en Suecia-1958.

Pelé con el trofeo Jules Rimet, la primera Copa del Mundo que ganó con Brasil en Suecia-1958. / @Pele

Para los brasileños, el Mundial no es el Mundial sino la Copa del Mundo. Es otra cosa, más simbólica, con más pedigrí. Proviene muy probablemente del mítico triunfo de 1958 en Suecia. Un joven Pelé debutó con la selección y Brasil se rehizo del batacazo del 'maracanazo' de 1950. Fue el primer campeonato de la que había de ser pentacampeona con el tiempo, y de ahí nació una deliciosa samba, compuesta por Maugen, Pagõ y Müller, 'A Taça do Mundo é nossa'.

Años después, llegó la tercera, puede que la más bella de todas, en México 70. Ahí es nada: Gérson, Jairzinho, Carlos Alberto, Rivelino y, entre otros, por supuesto, Pelé. Brasil ganó en propiedad la Jules Rimet tras un 4-1 a la prodigiosa Italia de Luigi Riva en la final de más altura de todos los tiempos. Al cabo de poco, en La Fusta, un bar de Buenos Aires, Vinícius de Moraes, Maria Creuza y Toquinho grababan en directo un álbum colosal. Una de las piezas fue una versión reducida de la 'Taça'...que ellos convirtieron en 'A Copa do Mundo é nossa'. La letra sigue así: 'Com a brasilerio nâo há quem possa, sambando com a bola no pé'.

Noticias relacionadas

No hay quien pueda con la pelota en los pies. El Mundial es una máquina que crea mitos y relatos como ninguna. Pelé, por ejemplo, no habría sido Pelé sin los Mundiales que ganó. Sin jugar en Europa, con su carrera en el Santos y el final de etapa en aquel Cosmos de mentirijillas, no habría llegado a la cima de los elegidos.

La Copa del Mundo le encumbró. Pero resulta que Edson Arantes do Nascimento hizo lo propio con la Copa. Nada fue igual desde que aquel adolescente se vistió con la elástica 'verdeamarela'. Ahora, la FIFA le monta un funeral antes de tiempo con drones sobrevolando el cielo de Doha mientras la Perla Negra se debate entre la samba y la tumba. Puestos a pensar en el más allá, sin embargo, qué mejor que decir adiós durante un Mundial.