Artículo de Pilar Rahola Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Boicot a Israel o la conjura de los necios

Todos estos listos de la superprogresía odian una ciudad como Tel Aviv, adalid en la defensa de derechos fundamentales, y en cambio se encaman con gobiernos totalitarios que los pisan todos

3
Se lee en minutos
Imagen de archivo de una manifestación en Tel Aviv contra los cohetes palestinos.

Imagen de archivo de una manifestación en Tel Aviv contra los cohetes palestinos. / AFP / GALI TIBBON

No se me ocurre mejor antídoto contra los estados de opinión seguidos de forma ovina que la lectura de la recopilación de textos de Jonathan Swift hecha por Mauricio Bach para Península, cuyo título, 'Ideas para sobrevivir a la conjura de los necios', es una declaración de principios. Inspirado en Swift nacería, siglos después, la extraordinaria novela de J.K.Toole 'La conjura de los necios'. En ambos escritores, una misma idea: la facilidad de los necios para conjurarse juntos contra personas y hechos de notable trascendencia.

Este es el caso del relato antiisraelí que pulula por las manadas de determinada progresía, el pensamiento de la cual bascula entre el dogmatismo más agresivo y la ignorancia más supina. El problema no radica en la militancia maniquea de los profesionales de la causa palestina –algunas entidades de la cual reciben todo tipo de subvenciones que dedican a pagarse sueldos-, sino en la facilidad con la que partidos y administraciones se apuntan a la cacería del israelí con alegre irresponsabilidad, como si no estuvieran metiendo la pata en medio de un conflicto de enorme complejidad. El último ejemplo de esta conjura de necios que hace declaraciones altisonantes y aprueba resoluciones impresentables es el escándalo de la campaña de boicot a Tel Aviv que ha nacido en el seno del Ayuntamiento de Barcelona, con el aval de la Generalitat. La idea es romper el hermanamiento de la capital catalana con la ciudad israelí -existente desde 1998-, con la delirante idea de que esto ayuda a la causa palestina.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La tontería de esta proposición es tan descomunal que solo puede nacer de un odio patológico a Israel, pero de ninguna forma de la defensa de los derechos humanos o del deseo de paz. De entrada, la contradicción es flagrante: ninguno de los promotores de boicot a Tel Aviv lo ha pedido para las ciudades de Irán, China, Rusia o Turquía hermanadas con Barcelona. Parece que las dictaduras más atroces no molestan. Obviamente, tampoco piden que se rompa la relación con Gaza, gobernada por un partido islamista que financia el terrorismo, persigue a los disidentes, esclaviza a las mujeres y nunca ha querido la paz. Es decir, todos estos listos de la superprogresía odian a una ciudad como Tel Aviv, adalid en la defensa de derechos fundamentales, y en cambio se encaman con gobiernos totalitarios que los pisan todos. Sobra decir, además, que pedir el boicot a toda una ciudad, con sus médicos, poetas, escritores, etcétera, es una evidente criminalización de toda la ciudadanía.

Pero todavía hay una cuestión más esencial. Este tipo de campañas no ayudan en absoluto a los palestinos, ni a su causa, sino que alimentan el argumentario de los grupos extremistas contrarios a cualquier acuerdo. Es decir, demonizando a Israel blanquean y legitiman las barbaridades que, en nombre de la causa palestina, hacen los yihadistas. No solo no ayudan a crear un clima que acerque las dos partes al diálogo, sino que condenan a los palestinos a estar permanentemente secuestrados por los sectores más radicales. Es decir, a vivir en un eterno bucle de violencia.

Noticias relacionadas

Hay que añadir, además, que este tipo de boicots son propios de una mentalidad del XX que ya no sirve por el mapa que se está dibujando en el siglo XXI, con los acuerdos de Abraham abriendo las relaciones de Israel con los países musulmanes. La causa palestina está quedando desdibujada en el nuevo paradigma, anclada en el círculo vicioso de la violencia inútil y secuestrada, prácticamente en exclusiva, por Irán, que la utiliza y la aboca a la guerra permanente. En este nuevo paisaje geopolítico, no entender que la única salida para el pueblo palestino es el acuerdo con Israel -¿o con quién creen que deberán encontrar una salida?-, es no entender nada del conflicto, ni de sus circunstancias.

Finalmente, una apelación directa a la Generalitat y, en concreto, a los dos responsables de esta animalada de propuesta: Vicenç Margalef, director de la Agència Catalana de Cooperació al Desenvolupament, y la propia ‘consellera’ Meritxell Serret. ¿Qué pretenden? ¿Que Catalunya se convierta en un referente de la ultraizquierda antiisraelí? Porque el boicot no tiene ninguna otra bondad: ni ayuda a los palestinos, ni ayuda a la paz, ni ayuda a la buena imagen catalana. Solo demuestra que la conjura de los necios llega a las más altas instancias del país. Inútil propuesta, patética imagen.