Apunte

Clase media y clase mediana

Las familias con rentas anuales de más de 29.400 euros al año quedan fuera de las medidas de alivio hipotecario negociadas por el Gobierno con la banca

1
Se lee en minutos
La vicepresidenta Nadia Calviño en una rueda de prensa posterior a una reunión del Consejo de Ministros.

La vicepresidenta Nadia Calviño en una rueda de prensa posterior a una reunión del Consejo de Ministros. / Eduardo Parra / Europa Press

Las medidas de alivio para familias con hipotecas negociadas entre el Gobierno y las entidades financieras podrán llegar, durante los dos próximos años, a lo que el real decreto que regula el 'Nuevo código de buenas prácticas para deudores hipotecarios en riesgo de vulnerabilidad’ llama “clase media”. 

No existe una definición universal sobre qué se ha de entender por “clase media”. A modo de aproximación, un informe publicado por la Fundación La Caixa a principios de este año podría llevar a considerar como clase media niveles de renta entre 22.000 y cerca de 60.000 euros.

Noticias relacionadas

El decreto, sin embargo, identifica el concepto ‘clase media’ con el de una familia con unos ingresos de 29.400 euros al año. Aquí entraría, por ejemplo, una familia en el cada uno de los dos cónyuges es mileurista, a un paso de la exclusión social si flaquea el contrato de alguno de ellos. Y solo hasta este nivel de 29.400 euros de renta anual están reservados los alivios hipotecarios diseñados para la “clase media” del decreto. ¿Por qué esa cantidad?. La respuesta puede tener que ver con la última Encuesta financiera de las familias del Banco de España, correspondiente a 2020. Este informe sitúa la “renta mediana” de las familias exactamente en 29.400 euros y ese concepto estadístico quiere decir que hay el mismo número de familias por debajo de ese nivel de renta que por encima.

Con este argumento, se puede decir que, más que a la clase media, las ayudas negociadas llegarán a la ‘clase mediana’, de modo que un gran número de familias quedarán fuera de su abrigo. Es lo que a menudo le pasa a esta franja social del medio: su renta no es tan baja como para acceder a ayudas, ni tan alta como para poder salir adelante sin apoyos en momentos de dificultad. Tal vez los 1.500 millones de euros al año que el Gobierno espera recaudar con el nuevo impuesto a la banca permita llevar un alivio mayor a quien más lo necesite de ese colectivo, que no es clase mediana, pero sí clase media.