Artículo de Ferran Lalueza Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Twitter abre la caja de Pandora

Cuesta hallar una sola decisión sobre la red social que Musk no haya acabado revirtiendo con celeridad

3
Se lee en minutos
Twitter abre la caja de Pandora

“Tened en cuenta que Twitter hará muchas estupideces en los próximos meses. Mantendremos lo que funcione y cambiaremos lo que no”. Elon Musk tuiteó esta advertencia tras hacerse con el control de la plataforma. Visto lo visto, parece obvio que las cosas que no funcionan están ganando por goleada a las que sí, dado que cuesta hallar una sola decisión que el magnate no haya acabado revirtiendo con celeridad.

En algún momento, Musk pensó que comprar Twitter era una buena idea. Hizo una oferta para hacerse con la red social del pajarito azul y, tras salvar las feroces reticencias de sus antiguos gestores, obtuvo luz verde para la adquisición. Pero entonces cambió de opinión y retiró su oferta. Después se lo repensó una vez más y acabó comprando. Y esta actitud errática no era más que un frugal aperitivo de lo que iban a depararnos sus primeras semanas como nuevo propietario de la plataforma.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Impaciente por recuperar su inversión, Musk se estrenó anunciando una cuota mensual de 20 dólares para las cuentas verificadas (aquellas en las que Twitter valida la identidad que aparece en el perfil de usuario). Recordando, no obstante, que en ocasiones la avaricia rompe el saco, no tardó en rebajar dicha cuota a ocho dólares. Se fijó un plazo para implementar esta medida, pero se incumplió. Y cuando por fin se hizo efectiva, fue tan solo para constatar que los principales interesados en pagar por tener una cuenta verificada eran precisamente los impostores deseosos de blanquear sus cuentas falsas. El pago por verificación se aparcó ‘sine die’.

Alegando que la empresa sufre pérdidas de cuatro millones de dólares diarios, también intentó propiciar su ansiada rentabilidad por el draconiano procedimiento de despedir a la mitad de la plantilla. Luego constató que se había pasado de frenada y tuvo que repescar a parte de los despedidos, pero intentó compensarlo imponiendo vía ultimátum un régimen de trabajo estajanovista a los afortunados que podían mantener su puesto de trabajo, cosa que provocó una notable desbandada de empleados altamente cualificados. Musk se ha visto forzado a reemplazarlos pagando salarios muy por encima de mercado.

En paralelo, se han empezado a difundir datos que evidencian una relajación extrema en la moderación de contenidos, con el consecuente incremento de los discursos de odio, la desinformación y otros mensajes tóxicos. Aunque Musk niega tal extremo, muchos anunciantes han huido despavoridos de la plataforma, lo cual el potentado atribuye a la presión de activistas poco respetuosos con la libertad de expresión. Lo cierto, sin embargo, es que –a pesar de los avances en el ámbito de inteligencia artificial– el control de los contenidos inadecuados es una labor que aún requiere un gran volumen de trabajo manual realizado por seres humanos. En consecuencia, si la plantilla se ve drásticamente diezmada (incluidos puestos clave como el de los responsables de la oficina de Bruselas que velaban por el cumplimiento específico de la normativa europea en esta materia), la capacidad de mantener a raya los mensajes que violentan las normas de la plataforma e incluso los que transgreden abiertamente la ley se ve significativamente reducida.

Noticias relacionadas

Para contrarrestar las evidencias de deterioro de los mecanismos de control de calidad de la plataforma, Musk anunció la futura creación de un consejo de moderación de contenidos plural e integrador, y garantizó que hasta entonces no se tomarían decisiones relevantes que afectaran a la política de contenidos ni se restablecerían cuentas canceladas. En una enésima muestra de inconsistencia, al cabo de pocos días sometió a votación popular la restauración de la cuenta del expresidente estadounidense Donald Trump y, después, la posibilidad de amnistiar en bloque buena parte de las cuentas suspendidas. En ambos casos se impuso la opción de recuperar las cuentas canceladas y “la voz del pueblo” pesó más que el compromiso previo de no actuar sin la preceptiva asesoría de un consejo de expertos.

En uno de sus primeros tuits como flamante propietario de Twitter, el hombre más rico del mundo anunció que el pájaro había sido liberado. Pero, en lugar de abrir su jaula, se diría que lo que Musk ha abierto es la caja de Pandora.