Artículo de Imma Sust Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

La belleza de Gràcia

Aunque Aute no viviera en la plaza Rovira, la vivió. Eso es lo que pasa en este barrio tan mágico y se constata durante las fiestas. ¡Es un barrio que se vive!

2
Se lee en minutos
Luis Eduardo Aute posa en la plaza Rovira, de Gràcia, en una imagen de archivo.

Luis Eduardo Aute posa en la plaza Rovira, de Gràcia, en una imagen de archivo.

Seguramente es una de mis canciones favoritas. 'La belleza', de Luis Eduardo Aute. Cantautor, poeta, cineasta, pintor y pensador. Lo que viene a ser un artista de los de antes. Poca gente sabe, que Aute vivió unos años de su infancia en el mítico barrio de Gràcia. Y la mayor parte de su tiempo lo pasó jugando en la plaza Rovira. Tal fue su amor e inspiración por esa plaza y ese barrio, que le dedicó una canción. 'Somnis de la plaça Rovira'. Es por eso, que la asociación de vecinos de la plaça Rovira, junto a la plataforma cívica #auteplacarovira, hace tiempo que reivindican una placa con su nombre. No quieren ponerle su nombre a una calle, solo quieren recordarlo en esa plaza que inspiró tanto a nuestro artista. Pues créanme si les digo que no les está resultando nada fácil.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La burocracia pone muchos palos en las ruedas. Es cierto que en realidad vivió en la calle Massens, en una torre modernista que ya no existe. Es por eso también que es absurdo poner una placa allí para recordar que ni vivió ni nació en ese edificio feo que hay ahora. Por lo que la idea del recordatorio en la plaza Rovira tiene mucho sentido. Se han recogido firmas de muchas partes del mundo y una servidora ha puesto su granito de arena, presentando un concierto que se hizo en la misma plaza durante las fiestas de Gràcia. Porque aunque Aute no viviera en la plaza Rovira, la vivió. Eso es lo que pasa en este barrio tan mágico y se constata durante las fiestas. ¡Es un barrio que se vive! Una barrio lleno de gente extraordinaria, que lo dan todo durante el año para poder decorar sus calles y sus plazas durante la semana que dura la Fiesta Mayor. Después del confinamiento, estas fiestas son las primeras que viviremos con normalidad total. Ganas de gritos, de jaleo, de calles cortadas, de petardos, de no poder dormir y de andar mirando al cielo. Esta semana es nuestra y está llena de belleza. Como diría Aute: “Reivindico el espejismo, de intentar ser uno mismo. Ese viaje hacia la nada, que consiste en la certeza, de encontrar en tu mirada, la belleza".