El trasluz | Artículo de Juan José Millás Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Atropellos laborales

La tónica dominante es la de la explotación esclavista, la de los bajos salarios, la de la precariedad y el miedo a ser despedido y pasar de la pobreza a la indigencia

2
Se lee en minutos
Un ’stand’ de Ryanair en el aeropuerto de El Prat.

Un ’stand’ de Ryanair en el aeropuerto de El Prat. / Epi_rc_es

Todas las cosas ocurren en un contexto equis. El contexto es un invento de las cosas porque las cosas no pueden suceder sin él. Significa que lo aislado no existe. No hagan caso ustedes cuando les hablen de hechos aislados. O puntuales, como dicen otros. Una migraña se da en un contexto de preocupación. Si prefieren biologizarlo, en un contexto de vasos sanguíneos, de capilares que a veces se dilatan y producen un tipo de dolor y a veces se comprimen y producen otro. El dolor resultante de la vasodilatación y de la constricción se parecen, pero exigen remedios diferentes. No debes dilatar aún más un vaso hiperdilatado ni constreñir uno hiperconstreñido. Es una anécdota con la que íbamos a algún sitio que hemos perdido de vista con esta excursión farmacológica, pero que vuelve al releer la primera frase: todas las cosas ocurren en un contexto equis. Se muere tu padre en un contexto, suben los precios en un contexto, nos cortan la luz o el gas en un contexto, te pegas un tiro en un contexto.

El contexto habla.

Ryanair, por poner un ejemplo, es una compañía de aviación que da mal servicio a sus clientes y maltrata a sus empleados. Acabo de escuchar por la radio que algunos de sus auxiliares han llegado a volar sin contrato. Además, les pagan mal, trabajan hasta el límite de sus fuerzas y están obligados a abonar de su bolsillo los uniformes, los controles antidroga y otra cosa que ahora no me viene. Hablamos de un desastre de empresa. Un desastre de empresa, y es a lo que íbamos, que actúa en un contexto legislativo europeo en el que son posibles tales atropellos. ¿Por qué? Porque la tónica dominante es la del atropello laboral, la de la explotación esclavista, la de los bajos salarios, la de la precariedad y el miedo a ser despedido y pasar de la pobreza a la indigencia. La tónica dominante es la de que los sindicatos, cuando existen, carezcan de fuerza y la de que los inspectores de trabajo no den abasto, porque son pocos de plantilla. 

Noticias relacionadas

El contexto explica el texto. Si usted se muestra estos días especialmente ansioso o angustiado (o ansiosa y angustiada: limitaciones del genérico), siéntese frente al telediario y comprenderá por qué. Quizá no le sirva para desangustiarse, pero sí para reducir el grado de culpa absurda y la dosis diaria de Orfidal.