Artículo de Sílvia Cóppulo Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Marque 'uno' usted también

Cuando nos llamen para vendernos un servicio, aconsejo responder con voz robotizada y metálica. Te queda el cuerpo de bien...

1
Se lee en minutos
Nuevo robot para la asistencia a personas mayores que viven solas.

Nuevo robot para la asistencia a personas mayores que viven solas. / ELISENDA PONS

Estamos huérfanos de personas que nos atiendan. Llamamos a nuestra entidad bancaria, compañía de suministros... y perdemos tiempo y energía marcando uno, cuatro, tres y treinta y tres. O explicando una y otra vez qué nos ocurre para oír: “perdone, pero no le he entendido”. Harta de “todos nuestros agentes están ocupados. Le rogamos que espere unos momentos”, y musiquita y musiquita, he empezado a responderles con la misma moneda. 

Cuando es la entidad la que nos quiere vender un servicio, un agente nos llama al móvil, pronuncia nuestro nombre y asegura que nos quiere dar una información, pero en realidad quiere colocarnos uno de sus productos, por ejemplo, bancarios, aconsejo responder con voz robotizada y metálica, sin muestras de sentimiento alguno, en sus mismos términos: “si llama usted para eliminar las comisiones de mi cuenta, marque uno”; “si quiere mejorar la rentabilidad de mis ahorros, marque dos”; “si quiere rebajar el coste de mi hipoteca, marque tres”, “para todo lo demás, espere, por favor, y le atenderé cuando no tenga más remedio”. Y os ponéis a cantar la 'Motomami' de Rosalía o 'La barbacoa' de Georgie Dann en bucle. 

Noticias relacionadas

Claro que algunos asistentes virtuales como Amelia ya son capaces de descifrar mensajes complejos que incorporan varias ideas como: “si tengo suficiente saldo, quiero enviar 200 euros mañana a Pepe”. También vemos que, en los países nórdicos, las organizaciones sanitarias utilizan la inteligencia artificial conversacional para mejorar la calidad de vida de la población a partir de funcionarios virtuales

Hace unos años aprecié que el lujo está en el trato. Y aunque el trato humano pase a ser algo muy exclusivo, hay que reclamar 'chatbots' más inteligentes y serviciales a las empresas. Y mientras no lo hagan, es saludable que cada vez que nos llamen para ofrecernos una 'información', respondamos como si fuéramos un robotito. Te queda el cuerpo de bien…