Artículo de Rosa Paz Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

PSOE, la empatía es el nuevo mantra

Todos los nuevos cargos y portavoces del PSOE han salido en tromba a mostrarse cercanos a la sufrida ciudadanía

1
Se lee en minutos
Pedro Sánchez, en la Moncloa.

Pedro Sánchez, en la Moncloa. / EUROPA PRESS / MARTA JARA

Desde la derecha, es curioso, están criticando a Pedro Sánchez por cambiar media ejecutiva del PSOE y anunciarlo antes de que lo ratificara el comité federal, el órgano más importante del partido entre congresos, encargado en cualquier caso de aprobar esos nuevos nombramientos. La curiosidad deriva de que hace tan solo tres meses, el PP defenestró ni más ni menos que a su entonces presidente, Pablo Casado, y a todo su equipo, tras acuchillarlo, pero sin mediar debate alguno. Es pues llamativo que se empeñen ahora en ver la paja en el ojo ajeno. Y sí, hubiera sido mejor que Sánchez esperara a que el federal ratificara sus propuestas antes de anunciarlas, por aquello de respetar los procesos internos, pero corría el riesgo de que se filtraran sin control, cosa que no ocurrió al filtrarlo –¡qué paradoja!– oficialmente.

Lo realmente importante de los cambios emprendidos por el líder socialista en la cúpula de su partido es, no obstante, la rapidez en la respuesta. Porque ha sido tocar a rebato y todos los nuevos cargos y portavoces, sin darles tiempo siquiera a tomar posesión de sus despachos, han salido en tromba a ejercer la tarea que se les ha encomendado: vender las políticas del Gobierno, mostrarse cercanos a la sufrida ciudadanía y admitir públicamente que el ruido interno de la coalición les perjudica. Parece ser que lo que ha buscado Sánchez con esa sacudida al partido es que el PSOE vuelva a estar presente en el debate político, del que había desaparecido hace meses, en parte, por desistimiento, en parte, opacado por la omnipresencia de su líder. Se trata además de que el propio Sánchez, aquejado de una intrínseca frialdad, y los nuevos dirigentes socialistas se identifiquen con esos ciudadanos que tienen problemas para llegar a fin de mes y se desesperan por el precio de la luz, de los alimentos o de la gasolina. Lo que viene a ser mostrarse empáticos, ahora que la empatía se ha convertido en el nuevo mantra con el que el PSOE pretende reconectar con sus votantes.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web