OPINIÓN

Ciclismo del bueno

2
Se lee en minutos
Ciclismo del bueno

Epi_rc_es

Este Tour de Francia nos está haciendo revivir el gran ciclismo de 30 años atrás, cuando no había pinganillos, ni equipos rodillo como el Sky de Froome, que ganaba y ganaba Tours por aplastamiento pero sin espectáculo, evitando correr riesgos.

¿Qué aficionado de mediana edad no tiene grabadas etapas memorables de las tres grandes carreras?

¿Quién no recuerda por ejemplo la táctica del gran equipo Reynolds que llevó a Pedro Delgado a vestirse de amarillo en Alpe d’Huez, con Arroyo e Induráin desatados, otro 14 de julio de 1988, una semana antes de ganar la carrera en París? ¿Y más cercano en el tiempo, el brutal ataque de Alberto Contador a 50 kmts de la meta en Fuente Dé, que le dio la victoria final en aquella Vuelta a España? ¿O el ataque de Froome en el Giro del 2018 a 80 kilómetros de meta?

Este miércoles todos los aficionados nos pusimos en pie ante la exhibición del equipo Jumbo Visma. El temprano ataque de Primoz Roglic anunciaba baile -qué ciclista en el amplio sentido de la palabra- de líder y aspirante a currante como uno más para asaltar el reino UAE. Una estrategia medida y valiente, intuyendo que el debilitado equipo de Pogaçar tendría dificultades y como acabó sucediendo, le colocaría a él en la primera línea de fuego.

Nada es nuevo, 'matarlo' a ataques para que en el último puerto no pueda seguir al aspirante Vingegaard. Pero… ¡qué bien ejecutado y qué espectáculo delante de la pantalla! Y por qué no decirlo, qué ganas de volver a tener un ciclista español protagonizando un asalto al jersey amarillo del Tour de Francia levantándonos del sofá… ¿serán Carlos Rodríguez o Juan Ayuso en unos años quienes nos devuelvan la ilusión? De momento Enric ha recuperado la sonrisa y queda Tour.

Noticias relacionadas

Lo mejor de todo es lo que queda, la sensación de que Pogaçar no ha entregado el trono y que esto ya no es un “partido a partido” o “etapa a etapa”, como fue durante varios años, sino un espectacular ataque a ataque, aunque la esperada subida a Alpe d´Huez haya resultado una tregua.

Qué etapas pirenaicas nos esperan, si el covid lo permite y se suman otros esperados actores a la fiesta… ¡viva el Tour!