Artículo de Jordi Nieva-Fenoll Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

'Caso Puigdemont': ante un momento decisivo

Si pierden la inmunidad, los tres políticos exiliados deberán seguir indefinidamente en Bélgica para intentar evitar la detención

3
Se lee en minutos
Puigdemont y Comín, con sus acreditaciones en el Parlamento Europeo.

Puigdemont y Comín, con sus acreditaciones en el Parlamento Europeo. / SÍLVIA MARTÍNEZ

Pronto se concretará de manera bastante más estable la situación procesal de Carles Puigdemont, Toni Comín y Clara Ponsatí. El Tribunal General de la Unión Europea debe pronunciarse sobre si recuperan su inmunidad, y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea lo hará a su vez acerca de la cuestión prejudicial planteada por el magistrado Llarena. Mientras tanto, el pasado 24 de mayo el propio Tribunal de Justicia ya tuvo que pronunciarse de manera bastante completa sobre la imprudencia de Puigdemont de viajar a Italia una vez que no gozaba de la inmunidad. Como les advertí, no sin polémica, en otoño, el tribunal ha confirmado ahora que Puigdemont sí podía ser detenido, como de hecho lo fue, añadiendo claramente que el proceso ante el Tribunal Supremo no está suspendido por el planteamiento del magistrado Llarena de la cuestión prejudicial ante el Tribunal de Justicia, lo que era lógico pero la mayoría no entendió. De hecho, afirma el tribunal expresamente que podía haber sido entregado a España. Solo un milagro sobre el que todavía no hay explicación –tal vez algún día la habrá– hizo que ese tribunal italiano se quitara literalmente el asunto de encima estimando erróneamente que sí gozaba de inmunidad. Claramente no la tenía porque se la había retirado el Parlamento Europeo. Ahora solo goza de ella cautelarmente.

Dicho lo cual, las actuales perspectivas de Puigdemont, Comín y Ponsatí no son negativas. Existe la posibilidad de que el Tribunal de Justicia rectifique al magistrado Llarena. Tiene que dictaminar si es legítimo que la justicia belga deniegue eventualmente la entrega de los reos basándose en tres informes de organismos internacionales que han constatado la vulneración de derechos fundamentales en el caso del 'procés', en particular el derecho al juez legal, que garantiza que cualquier persona es juzgada por el tribunal que las leyes disponen previamente, y no por el juez que se decida arbitrariamente una vez sucedidos los hechos. Llevo bastante tiempo insistiendo en que el Tribunal Supremo no debería haber sido competente para juzgar este caso. Que lo sea ahora es más dudoso, toda vez que Puigdemont, Comín y Ponsatí son europarlamentarios.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Lo habitual es que el Tribunal de Justicia no entre en detalle en su dictamen. Suele responder las preguntas que le hacen los jueces nacionales de manera muy neutra, por lo que solo dirá si la justicia belga puede tener en cuenta, en abstracto, esos informes de organizaciones internacionales para decidir sobre la euroorden, y si basándose en los mismos puede denegar la entrega de los políticos por vulneración de derechos fundamentales. Pero no le va a decir a la justicia belga cuál debe ser su decisión definitiva. Con todo, este caso es sumamente peculiar, pues no es habitual que la justicia de un país persiga durante cinco años nada menos que por rebelión –ahora sedición– a quien solamente organizó un referéndum ilegal de manera pacífica. En el caso de Oriol Junqueras el tribunal de Luxemburgo hizo unas concreciones nada habituales sobre su inmediata puesta en libertad, que incomprensiblemente no se produjo. No sería tan sorprendente que ahora también hiciera precisiones para evitar ulteriores malentendidos. Está por ver.

Noticias relacionadas

El asunto de la inmunidad está pendiente ante otro tribunal también de Luxemburgo, el Tribunal General de la Unión Europea, y su resultado es todavía más incierto. El Parlamento Europeo es soberano para retirarla, y debe decidir el tribunal si algunos defectos procedimentales que pudieron sesgar políticamente el dictamen previo a la votación del Parlamento son considerados suficientes para anular esa votación. La sentencia que se dicte será recurrible ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Si pierden la inmunidad, para intentar evitar la detención los tres políticos deberán seguir indefinidamente en Bélgica, o como mucho en el espacio de la Unión Europea si recuperan la inmunidad. Venir a España, como afirma claramente el Tribunal de Justicia, supondría su detención, y esa solo es una opción si desean enfrentarse a un proceso que, a pesar de todos los muchos pesares, aún podrían ganar. Si lo perdieran, sus únicas perspectivas serían los beneficios penitenciarios de cualquier preso o, ya se sabe, un incierto indulto.