Pros y contras | Artículo de Emma Riverola Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

El tsunami ultraconservador que viene

Heritage es un suministrador de material tránsfobo incansable. El mismo que abastece una organización española de supuestas madres de hijos “con disforia acelerada”

1
Se lee en minutos
Pequeña protesta contra atletas trans une feministas y conservadores en EEUU.

Pequeña protesta contra atletas trans une feministas y conservadores en EEUU. / Efe

En 2017, el Southern Poverty Law Center, una organización de derechos civiles que estudia a los grupos extremistas, advirtió que la asociación cristiana conservadora estadounidense Family Research Council había incorporado una novedad a su tradicional discurso anti-LGTBI: separar la T de la sopa de letras. “Divide y vencerás”, afirmaron. Creían que sumarían aliados si fijaban la diana en los derechos de las personas trans: “Expliquen que solo se logran a expensas de otros: mujeres, sobrevivientes de agresiones sexuales, mujeres atletas, niños…”.  

La fundación Heritage es una potente organización estadounidense neoliberal pro-Trump, pro-armas, antiaborto y anti-LGTBI. Curiosamente, en 2019, organizó un debate sobre las “preocupaciones de la izquierda” respecto a la Ley de Igualdad estadounidense. Los cuatro ponentes se oponían a los derechos trans. ¡Qué casualidad! Heritage es un suministrador de material tránsfobo incansable. El mismo que abastece una organización española de supuestas madres de hijos “con disforia acelerada”. Como los antiabortistas, coaccionan a médicos y profesores: “¿Qué harás cuando comiencen las denuncias?”. Viene un tsunami ultraconservador, y parte de la izquierda y del feminismo le hace la ola.