APUNTE

Tranquilo Xavi, esto se arregla de madrugada

2
Se lee en minutos
Xavi Hernandez en un entranamiento

Xavi Hernandez en un entranamiento / MIGUEL RUIZ / FCB

Veamos, seamos sinceros. Perdón, sigamos siendo sinceros. Pero, sobre todo, ¡y muy importante!, tengamos en cuenta lo que ya hemos contado, escrito, reclamado en varias ocasiones: no nos contarán nunca la verdad, lo que ocurre, lo que les está pasando, por qué les está ocurriendo y, sobre todo, qué comportamiento están teniendo los jugadores que ellos no quieren, los que quieren, los millonarios y, sobre todo, sus agentes.

Y, dentro de la sinceridad y aunque no sirva para nada, reconozcamos que, aún diciéndolo con la boca pequeña porque Víctor Font es uno de esos seres exquisitos que se creen que se puede hacer tortilla (incluso a la francesa) sin romper huevos, lo que dice el empresario millonario tiene razón: Joan Laporta accedió a la presidencia del Barça sin un plan, cero, ni siquiera tenía entrenador.

El silencio de Xavi

Y, ahora que lo tiene, no sé si le está engañando. Pero eso tampoco lo sabremos. Insisto: Xavi tampoco nos dirá lo que piensa porque es lo suficientemente listo (muy listo y experto) que podrían echarlo (incluso siendo un mago) y, sobre todo, los jugadores podrían hacerle la cama en nada, en un abrir y cerrar de ojos, sobre todo si se quedan todos aquellos que él no quiere que sigan.

Yo, desde luego, no me jugaré ni medio euro a que a Laporta no le saldrá el tetris, aunque tenga mucho (demasiado, ¿verdad?) de trilerismo. Es decir, hay quien piensa (y son de los que saben mucho), que hoy (o mañana) el presidente-ejecutivo anunciará ese acuerdo de 200 millones por la venta del primer 10% de los derechos de TV y con ellos (o parte, ¡qué sé yo!), dar beneficios, pese a estar quebrados.

Y, a partir de ahí, tendrá tiempo para activar otras palancas. Más ventas, más ventas, más ventas…hasta de jugadores. Pero, eso, dicen, es pan para hoy y hambre para mañana. Nadie cree que Laporta utilice los nuevos ingresos para devolver deuda y ser más solvente, sino para reforzar el equipo (que es lo que vendió en la minoritaria asamblea de socios) para no repetir el ridículo de este año.

Lista interminable

Noticias relacionadas

Lo cierto, lo real, a 29 de junio, es decir a cinco días de que Xavi inicie la campaña 2022-23 y se vea las caras con 33 jugadores (o más), es que aún no ha pasado nada. Siguen aquí los que él no quiere (Umtiti, Riqui, Braithwaite, Mingueza, Neto, Lenglet y Pjanic, que vuelve), no tiene consolidada su columna vertebral (Piqué está como está y ¡vaya como está!, Pedri sigue lesionado, Gavi, ¡Gavi!, aún no ha renovado, Dembélé, que le encanta, está casi fuera y ya no digamos De Jong) Y termino (o no), de lo prometido, de momento, cero de cero: Lewandonski, Koundé, Azpilicueta y Marcos Alonso.

Pero, repito, no se preocupen que el lunes oiremos (¿de nuevo?) a un Xavi conciliador, amigo de sus amigos, colega de su presidente-ejecutivo y paciente, muy paciente. ¿Por qué? Porque sabe que a Laporta le encanta resolverlo todo, todo, a altas horas de la madrugada.

Temas

Barça