La nota | Artículo de Joan Tapia Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Borrell ante Cuní

El modelo europeo es la mejor síntesis inventada por la humanidad, pero hay que defenderlo sin fiar todo a la protección americana

3
Se lee en minutos
Josep Borrell.

Josep Borrell. / EFE

Madrid es el escenario de la cumbre de la OTAN, creada en 1949 para proteger a Europa de la URSS y que tras cierta pérdida de misión por el fin del comunismo está ahora -tras la invasión de Ucrania- recuperando toda su relevancia. Cuando el miedo a Putin supera en Europa el que despertó Stalin y dos países neutrales durante toda la Guerra Fría -Suecia y Finlandia- han pedido el paraguas de la OTAN por aquello de “cuando las barbas de tu vecino veas pelar…”.

Que la jefa de Gobierno de Estonia, Kaja Kallas, haya declarado que, con la protección actual de la OTAN, una invasión rusa borraría del mapa a su país en ocho minutos y solo resucitaría 180 días después lo dice todo sobre el justificado miedo cerval generado por Putin. Por eso las tropas en estado de máxima alerta de la OTAN van a pasar de 40.000 a 300.000. Y por eso el ‘Financial Times’ acaba así un brillante editorial: “Como en la Guerra Fría, los aliados deben asumir un gran esfuerzo en gastos militares para prepararse para algo que esperan que nunca pase. Y con el objetivo de que nunca pueda pasar”.

Veremos el desarrollo de la cumbre, pero este martes Josep Borrell, vicepresidente de la Comisión de Bruselas y alto representante de la UE, tuvo una larga y sugerente conversación con Josep Cuní que es obligado comentar. Primero porque Cuní dejará SER Catalunya el viernes, donde durante tres años ha seguido con gran profesionalidad la actualidad al margen de cualquier trinchera. Y también porque Josep Borrell, político de larga trayectoria, es hoy el catalán y el español más relevante en la escena mundial, aunque algunos -cosas de la polarización- le nieguen el pan y la sal. 

Borrell fue secretario de Estado con Miguel Boyer y compró ordenadores para Hacienda, ministro de Obras Públicas de Felipe González, primer candidato socialista a presidir el Gobierno elegido en primarias, presidente del Parlamento Europeo y ministro de Exteriores de Pedro Sánchez antes de volver a Bruselas. También uno de los primeros en advertir que el rodeo de Ucrania por tropas rusas no acabaría bien. Quiero destacar cuatro de los puntos de la entrevista con Cuní. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Uno, Europa ha reaccionado bien y con gran rapidez -incluida la ayuda militar, económica y diplomática- a la invasión. Hasta el punto de que Ucrania ya ha sido reconocida como país candidato -si cumple las condiciones- a entrar en la UE, lo que otros países llevan años esperando. Dos, la UE no puede seguir funcionando con la regla de la unanimidad: “Vivo y conozco bien cómo funciona hoy Europa y no creo que pueda seguir así si pasa de 27 a 30 o 35 países”.

Noticias relacionadas

Tres, uno de los más graves fracasos de la UE es la ausencia de una coherente política de inmigración. ¿Causa? Unos países no desean inmigrantes y otros, más realistas, saben que se necesitan trabajadores no comunitarios. Y como con Schengen ya no hay fronteras interiores, los inmigrantes pueden moverse libremente. Ahí hay un conflicto. En el extremo es lo que lleva a sucesos lamentables como los de la verja de Melilla. Cuarto, Europa no está entre China (un éxito económico) y Rusia por una parte, y Estados Unidos por la otra. Tenemos como América elecciones libres y economía de mercado. La especificidad europea es que combina libertad, progreso económico y bienestar social. "El modelo europeo es la mejor síntesis lograda por la humanidad”.

Vale, ahora hay que defenderlo sin fiarlo todo a la protección americana. Ello exige gastar más en Defensa y el problema es que algunos -con ministros en el Gobierno- no quieren.