Pros y contras | Artículo de Emma Riverola Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Dignidad en la frontera

Más de 30 migrantes reposarán en fosas sin nombre. Ni su memoria silenciada ni los votantes de izquierda se merecen un discurso ultraderechista para tapar la vergüenza

1
Se lee en minutos
Dignidad en la frontera

Donde fallan los estados, se cuelan las mafias. En sus excesos o en sus omisiones. Cuando los sectores conservadores de EEUU quisieron acabar con el alcohol y el jolgorio de los salones donde se agolpaban los obreros migrantes, la mafia cogió el relevo y el crimen organizado vivió sus días dorados. El alcohol no fue erradicado, y el juego, el tráfico de drogas y la prostitución se propagaron. Las mafias detectan como nadie las carencias del sistema. ¿No puedes tener acceso a una vivienda? Ahí está la mafia de la ocupación. ¿Los estados te han convertido en un paria de la tierra a quien nadie quiere acoger? Las mafias te tomarán. La de la mendicidad, la trata, la marihuana o los caminos. Si pueden hacer negocio contigo, lo harán. Si no sirves, se desharán de ti. 

Pedro Sánchez culpa a las mafias de esa multitud desesperada que asaltó la valla de Melilla. Más de 30 migrantes reposarán en fosas sin nombre. Ni su memoria silenciada ni los votantes de izquierda se merecen un discurso ultraderechista para tapar la vergüenza. El acuerdo con Marruecos sobre la frontera debe respetar los derechos humanos, es lo mínimo. Y ese es el único discurso digno que puede pronunciar el presidente de un gobierno progresista.