Tragedia migratoria Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Respuesta insuficiente al drama de la valla

Es un claro desacierto por parte del presidente del Gobierno considerar «bien resuelto» el asalto a la frontera de Melilla

1
Se lee en minutos
Inmigrantes del CETI de Melilla se concentran para pedir una investigación.

Inmigrantes del CETI de Melilla se concentran para pedir una investigación. / Efe

Es notoria la incomodidad, cuando no el abierto rechazo de los socios de Gobierno y parte de sus votantes, por las valoraciones que hizo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras la muerte de una treintena de inmigrantes subsaharianos atrapados entre las vallas de la frontera de Melilla y las cargas indiscriminadas de la policía marroquí. Es un claro desacierto por parte del presidente del Gobierno considerar «bien resuelto» por parte de la gendarmería el asalto a las vallas, cuando es evidente que su intervención, tanto por la fuerza empleada como por la falta de atención médica a las víctimas y el oscurantismo sobre el resultado, hubiese sido intolerable en el lado español de la frontera.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Mostrar comprensión, al mismo tiempo, por la presión migratoria en Marruecos, es por lo menos coherente. Si España mantiene una política de control fronterizo y de regulación de la inmigración que llega a su país, y cuenta con la colaboración de Marruecos para facilitarla hasta el punto de, para garantizarla, poner en peligro la relación energética con Argelia, resultaría hipócrita culpar al país vecino. Pero eso no explica (ni tampoco basta para justificarlo la necesidad de compensar con gestos que van más allá de la buena vecindad la posibilidad de poner a Ceuta y Melilla bajo el paraguas de la OTAN) que se asienta con un silencio que roza la insensibilidad ante una actuación con un desprecio por la vida humana más que evidente.