Pros y contras | Artículo de Josep Maria Fonalleras Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Consideraciones sobre la valla de Melilla

La civilización es no dejar a nadie en el camino. Pienso en esto mientras sube el número de víctimas entre los inmigrantes que quisieron saltar la valla de Melilla, cubierta de hierros y con grietas de sangre y desesperación

1
Se lee en minutos
Consideraciones sobre la valla de Melilla

El Periódico

Creo que fue Margaret Mead quien dijo que el primer ejemplo de civilización no era el entierro de los muertos o la voluntad de escribir o dibujar, sino el hallazgo de un hueso soldado. Alguien había sufrido una herida y, en lugar de dejar que aquel accidente le inhabilitara para la convivencia y provocara una muerte irremediable, otro humano no solo había procurado que los trozos del hueso volvieran a su lugar, sino que tuvo cuidado del enfermo, le protegió, asumió las tareas que tenía encomendadas, lo alimentó y le mantuvo con vida hasta que el herido volvió a ser útil para la comunidad. La civilización, pues, es no dejar a nadie en el camino. Podemos llamarlo empatía, piedad o mirada, es decir, el mero hecho de contemplar la realidad que nos rodea y hacer que la observación no sea neutra, aséptica o informe. 

Pienso en todo esto mientras sube el número de víctimas entre los inmigrantes que quisieron saltar la valla de Melilla, cubierta de hierros y con grietas de sangre y desesperación. Podemos aplicar toda la geopolítica que queramos, podemos realizar análisis intensos sobre relaciones internacionales. Sí, pero falta una mirada, la que se diluye en el universo de la indiferencia y la inhumanidad.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web