Discrepancias con Aragón Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Los Juegos, solo con acuerdo

Aunque Catalunya quiera ir en solitario, el COE no aceptará una candidatura que no sea conjunta, así que la única solución viable es volver al pacto técnico

2
Se lee en minutos
Javier Lambán.

Javier Lambán.

La candidatura conjunta de Aragón y Catalunya para los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030 parece haber llegado a un punto de no retorno porque tras 11 meses de bloqueo no se halla una solución satisfactoria para ambas partes, sobre todo por razones políticas.

La última reunión de todas las partes implicadas, el Comité Olímpico Español (COE), el Gobierno de Aragón, la Generalitat y el Gobierno central, se celebró el pasado martes, sin alcanzar ningún acuerdo. Aragón sigue insistiendo en que no se ha respetado la igualdad en el reparto que se había prometido, mientras que el COE está molesto por las exigencias de la delegación aragonesa, que volvió a presentar una propuesta diferente a la que se había acordado en abril por todas las partes, pacto del que se descolgó el presidente de Aragón, Javier Lambán. Este ha mantenido un tono beligerante desde el principio y ha llevado el asunto al terreno de la confrontación política, hasta llegó a presentar una contrapropuesta que ni siquiera es bien vista desde el ámbito deportivo: la de repartir las pruebas por sexos, masculinas en una comunidad y femeninas en otra.

Ante el interminable bloqueo de las negociaciones, se plantean dos salidas que, en realidad, significan el fracaso de la candidatura. Una es la propuesta, hecha el jueves, por la ‘consellera’ de Presidència de la Generalitat, Laura Vilagrà, de que Catalunya presente una candidatura en solitario para la que afirma sentirse preparada. Ante la propuesta, Lambán reaccionó con gran virulencia afirmando que «Catalunya se ha quitado definitivamente la careta» con una actitud que demuestra «un grado absoluto de intolerancia y desdén por Aragón» y anunció que recurriría a todos los organismos nacionales e internacionales porque «se estaría generando una crisis territorial y política muy grave». 

Vilagrà, por su parte, achacó las dificultades al «anticatalanismo» y a la cercanía de las elecciones autonómicas en Aragón. Al rifirrafe político se unen las reticencias del Gobierno de Pedro Sánchez (que no se ha pronunciado sobre la pugna) ante la consulta que se quiere celebrar en las comarcas catalanas afectadas.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La otra propuesta es el aplazamiento de la candidatura hasta el año 2034 ante la imposibilidad de llegar a tiempo a 2030, cuya sede debe decidirse en el primer semestre de 2023 y ya se ha aplazado la visita del COI a Catalunya y Aragón para supervisar la candidatura. El COE se resiste a certificar el fracaso, pero el naufragio de la candidatura cada vez está más cerca porque el organismo olímpico español siempre ha dicho que o hay candidatura conjunta o no hay candidatura. En la misma posición está el Gobierno central.

Por eso la única solución es apurar hasta el último minuto las negociaciones para alcanzar un acuerdo, volviendo lo más posible al pacto técnico al que se llegó en abril, que concedía 54 pruebas a Aragón y 42 a Catalunya, pero que Lambán rechazó al considerar que en la importancia de las especialidades deportivas salía perjudicado, sobre todo porque todo el esquí alpino se llevaba al Pirineo catalán.

Lo que se puede asegurar es que una candidatura en solitario de Catalunya o de Aragón no tiene ninguna posibilidad ante Salt Lake City, Sapporo o Vancouver –los otros candidatos— y menos si se presenta en medio de una batalla política, algo que el COI rechaza de plano.