Artículo de Joaquim Coll Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Barcelona parece Bombay

El bicitaxi se ha convertido en el nuevo 'top manta' de la ciudad. Simboliza ahora mismo la Barcelona caótica, peligrosa y descuidada

1
Se lee en minutos
Bicitaxi en el paseo de Colom.

Bicitaxi en el paseo de Colom. / FERRAN NADEU

“El bicitaxi es un agujero negro de la ilegalidad y la inseguridad. Hay que prohibirlo porque Barcelona no es Bombay”, así de rotundo se expresó hace unas semanas el primer teniente de alcalde Jaume Collboni, en la presentación de una propuesta en el pleno municipal instando a su prohibición. Aunque no la apoyó más que el PSC, tampoco la rechazó ningún otro grupo y todas las intervenciones fueron más bien favorables. Al tratarse de una actividad destinada al transporte de pasajeros, la competencia es autonómica. El Ayuntamiento solo la regula, aunque de manera deficiente como vemos desde hace años. Desgraciadamente, los bicitaxis proliferan en las zonas turísticas de la ciudad y constituyen un verdadero peligro para peatones y, sobre todo, ciclistas. Como usuario del 'bicing' les puedo asegurar que son una gran molestia, pues debido a su volumen ocupan la mitad del carril bici y, al ser eléctricos, circulan a mucha velocidad. Además, se suben a la acera, a menudo cargan más pasajeros de la cuenta y algunos conductores trapichean con la venta de alcohol. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El bicitaxi se ha convertido en el nuevo 'top manta' de la ciudad. Simboliza ahora mismo la Barcelona caótica, peligrosa y descuidada. Ahora hay unos 500 bicitaxis con licencia, y 1.000 más que circulan ilegalmente. La problemática no es nueva, apareció antes de la pandemia, pero solo se ha restringido su circulación en partes de Ciutat Vella y la Guardia Urbana, aunque impone multas, no tiene suficiente espacio para guardar los bictaxis decomisados. Lamentablemente vamos tarde este verano. El Ayuntamiento se dispone a publicar un nuevo decreto para restringir las zonas por donde puede circular, a la espera de que la Generalitat prohíba definitivamente su actividad, que no será hasta finales de verano (¿por qué tan tarde?). Incluso los 'comuns', pese a su debilidad por lo cutre, coinciden en que el bicitaxi “es una actividad peligrosa, que satura el espacio público y genera precariedad”, ha reconocido Janet Sanz, responsable de Urbanismo. Esperemos que este sea el último verano en que Barcelona parece Bombay.