Artículo de Albert Espinosa Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Una vida articulada

Aunque ahora ya no escriba en el periódico, estoy seguro que cada día, a sus 95 años, Josep Maria Espinàs debe hacer columnas buscándole punta a esta vida

1
Se lee en minutos
Josep Maria Espinàs, en una foto de archivo.

Josep Maria Espinàs, en una foto de archivo. / Ferran Nadeu

Artículo 756. Siempre que escribo un artículo pienso en Josep Maria Espinàs, para mí sigue siendo el maestro a la hora de escribir columnas. Durante años nuestros artículos estaban separados 23 páginas y siempre lo he sentido como un vecino de periódico. Cuando nuestras temáticas coincidían me alegraba sobre manera.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Siempre recuerdo que él siempre cuenta que cualquier cosa que te pasa o cualquier persona que conoces puede contener un artículo. Su manera de ver la vida articulada siempre me ha parecido una forma bella de divisar el mundo. Recuerdo una vez que comenté un libro suyo en mi columna y pasó que… Casi os lo cuento después de lo mejor de la semana.

Tercer puesto. ‘Top Gun’, escrita por Jim Cash y Jack Epps Jr. (UHD 4K) Esta semana llega la segunda parte, pero revisionar la primera en 4K te devuelve a unos tiempos que ya no existen. Los extras del Blu-Ray son fabulosos y Tom Cruise desvela curiosidades que jamás imaginarías sobre cómo se creó ese clásico.

Segundo lugar. ‘Rondine al Nido’. No tengo dudas de que esta es mi canción favorita de Pavarotti, tiene algo mágico, que si amas su melodía acabas sintiendo que te susurra al oído que todo es posible de superar gracias a la tonalidad de una voz.

Primera posición. ‘Val’, dirigida por Ting Poo y Leo Scott. Un documental doloroso y lleno de verdad donde Kilmer se sincera. La idea de que su hijo Jack sea la voz en ‘off’ de todo el documental es una maravilla que cierra el círculo.

Noticias relacionadas

Pues lo que os decía, que una vez comenté un increíble libro de Espinàs en mi columna y a los pocos días recibí una carta postal en mi casa, escrita a mano y donde me lo agradecía. Fue un bello gesto repleto de una generosidad brutal y un cariño que me emocionó y todavía guardo esa misiva.

Aunque ahora ya no escriba en EL PERIÓDICO, estoy seguro que cada día, a sus 95 años, debe hacer columnas buscándole punta a esta vida. Ojalá pronto podamos volver a gozar con tu bella forma de ver el mundo. Te echamos de menos, maestro. ¡Feliz domingo!