Artículo de Jordi Alberich Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

El desvarío de las criptomonedas

El reciente 'criptocrash' puede anunciar el final abrupto de un fenómeno que ha generado comportamientos inauditos en todo el mundo

1
Se lee en minutos
Representaciones de las monedas virtuales Ripple, Bitcóin, Etherum y Litecoin.

Representaciones de las monedas virtuales Ripple, Bitcóin, Etherum y Litecoin. / REUTERS / Dado Ruvic / Ilustración

El desplome de las criptomonedas puede anunciar el final abrupto de un fenómeno que ha generado comportamientos inauditos en todo el mundo. Así ha sido, cerca nuestro, con la reciente congregación de unos diez mil jóvenes en el palacio de deportes de Badalona, en lo que tenía mucho de ritual de secta

Son diversas las razones que han favorecido el llegar a este punto tan asombroso. Así, la enorme liquidez del sistema a unos bajísimos tipos de interés y ha sido, precisamente, la subida de tipos lo que ha desencadenado el denominado 'criptocrash'. Asimismo, el ser una moneda virtual de base tecnológica le ha dotado de un atractivo muy singular, alimentando en quienes la atesoran una sensación de enriquecerse gracias a dominar la tecnología y entender los tiempos, a diferencia de aquellos que optan por otras monedas o activos tradicionales.

Noticias relacionadas

A su vez, estamos ante una muestra más de la tardía e insuficiente regulación de una economía tan abierta, soportada en una revolución digital acelerada. Por ello, esta semana el Banco Central Europeo ha alertado de la peligrosa conexión entre fondos de inversión y activos digitales, por lo que supondría de riesgo para la estabilidad financiera. Y, finalmente, nada nuevo, una más de las recurrentes euforias que nutren la historia económica, muchas de ellas originadas en tiempos de globalización y avances tecnológicos.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Sin embargo, este episodio resulta distinto de los anteriores, más allá del hecho tecnológico, pues ha conseguido atraer especialmente a los más jóvenes, seducidos por el dinero fácil y especulativo. Supongo que en ello influye el haber crecido en un mundo en que todo gira alrededor del dinero y no querer ser menos que aquellos grandes referentes del mundo económico, que se enriquecen de hoy para mañana. Pero, como bien muestra la historia, siempre acaba por emerger una lógica que lo pone todo en su sitio. Lamentablemente, después de haber vaciado los bolsillos de pequeños e ingenuos inversores.