ANÁLISIS

Conflicto de intereses

2
Se lee en minutos
Conflicto de intereses

A Joan Laporta se le pueden criticar muchas cosas, pero nunca que no represente al club allá donde el Barça dispute una final. Puntual a su cita, el presidente acudía a Belgrado para el debut del equipo de básket en la Final Four ante el Real Madrid.

El miércoles no quiso desvelar en Catalunya Ràdio dónde estaría el sábado en caso de que los de Jasikevicius ganasen. ¡Ay! La final que puede dar el segundo título de Champions consecutivo al Barça femenino de fútbol coincide con la final de Belgrado.

“Tengo una gran desazón”, argumenta Laporta, “ pero el femenino lo tiene más fácil y el baloncesto es más complicado”.

¿Dudaría si la elección fuese entre básket y fútbol masculino? 

El Barça femenino arrasa. Tras levantar la Supercopa y ganar la liga Iberdrola con 30 victorias en 30 jornadas aspira al póker ganando al Olympique de Lyon y la Copa de la Reina. Hace un año, con Laporta en Goteborg ganaban la Champions por vez primera y completaban un histórico triplete. 

Las de Giráldez llenan el campo y van a llevar a 15.000 aficionados a Turín. Tienen a la ganadora del Balón de Oro, que el día del partido con el Real Madrid duplicó en ventas al jugador del masculino que más vende.

Sí, Alexia Putellas vendió el doble que Pedri. Y si ganan la segunda Champions el sábado, tendrán la primera rúa por las calles de Barcelona, palabra de Colau.

Quejas atléticas

Noticias relacionadas

Un experto en vender ilusión y subirse al carro más inverosímil (hasta el de que los de Xavi podían llegar a la liga) no puede quedarse atrás ante una realidad que le está pasando por encima, ahora que ya se conoce hasta a las jugadoras, no como cuando se presentó a las elecciones…

Andan en el Atlético féminas indignadas por los dos penaltis que metieron al Real Madrid en Champions en las dos últimas jornadas dejando a las rojiblancas fuera. La Liga Iberdrola no tiene VAR. Yolanda Parga , exárbitra internacional, es la responsable del arbitraje femenino del CTA y ya ha recibido las quejas de Lola Romero, presidenta del Atleti. El marido de Parga es Carlos Megía Dávila, exárbitro, hoy delegado del Real Madrid. En Las Rozas parece que el concepto de “conflicto de intereses” no aplica.