Apunte

Esperando a Nissan

El nerviosismo empieza a imperar entre los extrabajadores del grupo japonés, que ven que no se acaba de resolver con celeridad su recolocación

1
Se lee en minutos
Manifestaciones de exempleados de Nissan en Barcelona.

Manifestaciones de exempleados de Nissan en Barcelona.

No es nada raro que esta semana se hayan manifestado ante la Conselleria de Empresa y ante la Delegación del Gobierno extrabajadores de Nissan. No acaba de cerrarse la reindustrialización que se negocia en el seno de la comisión en el que están las partes implicadas y las administraciones, que anunciaron para mediados de abril.

Después de que Silence lanzara un ultimátum y amenazara con retirarse de esta carrera y optara por otra ubicación para su nuevo vehículo eléctrico, finalmente la compañía controlada por Acciona ha cerrado un preacuerdo con el comité de empresa para recolocar a entorno a un centenar de trabajadores.

Pese a la satisfacción mostrada por el 'conseller' de Empresa, Roger Torrent; y el propio 'president' Pere Aragonès, este pacto, que aún tiene que acabarse de cerrar, apenas resuelve del empleo, ya que el compromiso alcanza a apenas el 10% de la plantilla. Y lo mismo sucede con la empresa que, en teoría, ha de encabezar el 'hub' de movilidad en los terrenos que ocupaba Nissan en la Zona Franca de Barcelona.

QEV, en cuyo capital está Enrique Bañuelos, protagonista del desplome de Astroc, la primera inmobiliaria caída del sector inmobiliario en la crisis de 2008, no hará más que ensamblar modelos eléctricos procedentes de China.

Noticias relacionadas

Lo cierto es que el tiempo pasa y se va consumiendo el paro de quienes se quedaron sin trabajo por el cierre de Nissan. No es raro que empiece a cundir el nerviosismo. Lo que sabemos hasta ahora de la reindustrialización no acaba de convencer o, como mínimo, no parece que pueda cubrir una buena parte del empleo que hay que rescatar.

La idea inicial era que la parte industrial del proyecto fuera mayoritaria, pero con el transcurso de los meses empieza a ganar adeptos la opción de que la logística ocupe más metros cuadrados de los previstos. Es una actividad también de futuro y generadora de empleo. Y eso es de lo que se trata. En todo caso el tiempo transcurre y hay que evitar a toda costa que esta espera sea para los trabajadores como la de ese Godot de Samuel Beckett, que nunca llega.