Artículo de Montse Santolino Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Incendios como bengalas en Santa Coloma

A un año de las municipales, es necesario recordar que la pobreza y los más pobres no votan, pero la desigualdad sí, y que la ultraderecha se mueve muy bien ahí

1
Se lee en minutos
Incendios como bengalas en Santa Coloma

RICARD CUGAT

Incendio en Santa Coloma con tres muertos. En la misma finca ya había muerto, poco antes, una persona electrocutada. Otra crónica de un suceso anunciado. El titular dura dos días en los periódicos y solo recordaremos unas pocas palabras: intencionado, peleas, migrantes, okupas. Gasolina para el racismo. En primera instancia se trata solo de gente que no sabe convivir, pero con esa lectura no es suficiente. ¿Por qué se repiten los incendios en determinadas calles, barrios o locales? Un texto sin contexto es un pretexto. Detrás de esos sucesos siempre hay un contexto y unas políticas públicas. O la falta de ellas.

Noticias relacionadas

El Idescat publicó hace un mes los últimos datos de su Índice Socioeconómico Territorial. A diferencia de los productos nacionales brutos y las rentas medias este índice radiografía el país casi calle a calle. Lo divide en 853 agrupaciones censales relativamente pequeñas, cruzando datos de la situación laboral de sus habitantes, el nivel educativo, y las tasas de inmigración y de renta. Las islas ricas se concentran mayoritariamente en el ámbito metropolitano y las pobres se reparten por todo el país, exceptuando el Alt Pirineu y Aran. En Barcelona están 24 de les 37 agrupaciones censales más ricas del país. En Sant Cugat, 7. El gueto rico del país está perfectamente ubicado (Tres Torres), pero también está bien claro qué ciudades concentran más zonas pobres: l’Hospitalet, Santa Coloma, Badalona y Barcelona. Santa Coloma no solo acumula agrupaciones censales pobres, sino que tiene alguna de las más pobres entre las pobres.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Los datos del Idescat son prepandemia o sea que hoy serán peores. Los incendios en los barrios pobres son como las bengalas en alta mar: señal clara de naufragio. A un año de las municipales, cuando todos los partidos preparan sus estrategias, es necesario recordar que la pobreza y los más pobres no votan, pero la desigualdad sí, y que la ultraderecha se mueve muy bien ahí: por algo 'triunfó' en Sarrià - Sant Gervasi y en Nou Barris por igual.