Artículo de Rafael Vilasanjuan Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Una salida a la guerra

Putin no cerrará esta guerra si sale como perdedor, pero el próximo 9 de mayo, coincidiendo con el gran día nacional, tiene la oportunidad de anunciar si el final de los ataques indiscriminados

1
Se lee en minutos
Vladímir Putin.

Vladímir Putin.

Todas las guerras tienen principio y fin, la cuestión es ¿cuánto tiempo puede durar esta? Hasta ahora los soldados de Ucrania -un ejército creado para la emergencia- resisten, al menos más de lo esperado. En 2014 cuando Putin decidió quedarse Crimea aseguró que podría tomar Kiev en solo una semana. El ejército de Ucrania, entonces, no respondió, pero hoy sigue defendiendo Kiev y atacando las regiones del Donbás tomadas a la fuerza por las tropas de Putin. Nada era tan fácil. Llevamos dos meses y estamos en un punto donde se hace evidente que la ocupación rusa no va a ser rápida -mas allá de las regiones orientales-, como tampoco parece inmediata la posibilidad del regreso de los ucranianos que pretendan volver a un país en paz.

Noticias relacionadas

¿Cómo se acaba esta guerra? Si la ofensiva no sale de Ucrania, y especialmente no ataca territorio OTAN, la violencia y las masacres solo dependen de un hombre: Vladímir Putin. Desde Occidente no se va a hacer mucho más que observar, amenazar una posible salida de esas fronteras y apoyar con armamento a la primera trinchera, donde los soldados y las vidas solo las pone Ucrania. Podemos revisar los errores del pasado y asegurar que se podía haber frenado antes a Putin, pero dado que estamos en medio del conflicto, todo eso hoy no es más que búsqueda de un alivio que no va a llegar. La guerra bajo estas premisas solo depende de Putin. No hay más. 

La cuestión por tanto es saber cuándo y cómo le conviene acabar con ella. Lo necesita, porque la tensión interna aumenta a pesar del silencio oficial. La próxima semana se anuncia la nómina de nuevos reclutas que tendrán que relevar las bajas en el ejército rojo. Putin no cerrará esta guerra si sale como perdedor, pero el próximo 9 de mayo, coincidiendo con el gran día nacional que conmemora la victoria de Stalin sobre Hitler, con las regiones en sus fronteras controladas y ocupadas, tiene la oportunidad de anunciar si no el final de la guerra, si el de los ataques indiscriminados. Sería una posible salida.