¿Apropiación? Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

C. Tangana: 'El madrileño' o 'El andaluz'

No he visto que se acuse a C.Tangana de hacerse suyos estilos que no le son propios, como sí le ocurrió a Rosalia

1
Se lee en minutos
C. Tangana, en su concierto en el Palau Sant Jordi

C. Tangana, en su concierto en el Palau Sant Jordi / Jordi Cotrina

El sábado fui al concierto de C. Tangana en el Palau Sant Jordi. No es que sea una gran fan, pero me gustan algunas canciones y pensaba que sería divertido acudir a un concierto como los de antes. Compré las entradas en pleno desierto covídico, después de meses con las restricciones dinamitando nuestras ansias de vida social y erosionando nuestra salud mental. Ganas de primavera, de salir a bailar, que ocurran cosas; aunque que sea en el concierto de un tío que no me cae especialmente bien.

No puede negarse que fue un conciertazo. Si algo es C. Tangana es inteligente. Por eso se plantó en el escenario acompañado por los mejores músicos del panorama actual con una producción milimetrada y planificada hasta el último detalle. Como espectáculo, un 10. Canción tras canción, sin embargo, no podía dejar de preguntarme una cosa: ¿por qué este disco lleno de guitarras, cadencias y palmas andaluzas se llama 'El madrileño'? ¿Qué tiene de madrileño un disco en el que el flamenco es el eje central? ¿No sería más acertado titularlo 'El andaluz'?

Noticias relacionadas

Es difícil establecer las líneas de donde comienza la apropiación cultural, pero en esta hija de andaluces no se le deja de hacer extraño presenciar cómo lo andaluz siempre fascina más cuando es alguien no andaluz quien lo performa. La apropiación de lo andaluz haciéndolo pasar por algo madrileño o español no es nada que no hayamos visto antes. Es exactamente lo mismo que se hizo durante el régimen franquista con Marisol, que se convirtió en máximo exponente de la españolidad cuando, en realidad, lo que encarnaba era pura cultura andaluza.

Sin embargo, no deja de ser curioso no haber oído nunca un debate encendido sobre este tema. No he visto que se acuse a C.Tangana de hacerse suyos estilos que no le son propios, como sí le ocurrió a Rosalía, por ejemplo; duramente criticada por apropiarse del flamenco, primero, y por experimentar y transformarlo, después. No es solo que a él no se le eche en cara, no; es que es precisamente por eso que se le elogia. ¿Doble rasero en la industria de la música? ¡No, qué va! ¡Imposible!