Artículo de Carles Sans Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Harto de miedo

Una sociedad cobarde es una sociedad sometida, y la nuestra vive atemorizada por todo

2
Se lee en minutos
Harto de miedo

Estoy harto de tener miedo. El miedo es una emoción beneficiosa y universal, necesaria para el ser humano porque nos advierte y protege de situaciones potencialmente peligrosas. Sin embargo, el miedo no es igual para todos: hay personas que ven peligro allí donde muchas otras no lo perciben. Existe un sentido común que establece a qué es normal tener miedo y a qué no. Parece razonable, por ejemplo, tener miedo a saltar en paracaídas desde 8.000 metros de altura y, sin embargo, hay personas que lo hacen sin el mínimo temor. El miedo a la muerte, al dolor, al castigo, al sufrimiento son reconocidos también como miedos lógicos y comunes que persiguen nuestra supervivencia. Así que por un lado podemos considerar que el miedo es un gran aliado, pero por otro es un temible enemigo.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El miedo nos bloquea, nos somete y aminora nuestra voluntad. Desde pequeños se nos advierte de muchos peligros a base de infundirnos miedo. Si te metes en el agua te puedes ahogar, si no corres no te salvarás, si no lo haces bien parecerás tonto, si no te esfuerzas no serás nadie, si no te cuidas enfermarás, si no haces lo que te dicen te castigarán… Podríamos encontrar una infinidad de motivos por los cuales vivimos angustiados por el miedo. Uno de los ejemplos nocivos es cuando el poder político o religioso se sirve de él. Los regímenes autoritarios, también los democráticos, utilizan el miedo de mil maneras para manipular e imponer normas que difícilmente aceptaríamos si no estuviésemos bajo los síntomas de una amenaza a la que hay que temer. Una sociedad cobarde es una sociedad sometida, y la nuestra le tiene miedo a todo: a las frecuentes crisis económicas, a la guerra de Ucrania, a la pandemia, a las enfermedades incurables o a las mortales, a no ser socialmente aceptado, a la soledad… Estos son algunos ejemplos de una interminable lista de miedos que generan estrés y agotamiento síquico. Los medios de información nos someten a diario a un interminable listado de noticias alarmantes que nos convierten en una comunidad asustadiza y paralizada por la inseguridad que nos somete. El miedo es un gran limitador de la acción. ¿Cuántas cosas habremos dejado de hacer por miedo? Habría que empezar a pensar en perderle miedo al miedo.