Apunte

Comparaciones odiosas

1
Se lee en minutos
Messi felicita a Mbappé tras marcar el francés el gol de la victoria del PSG a pase del argentino.

Messi felicita a Mbappé tras marcar el francés el gol de la victoria del PSG a pase del argentino. / Frack Fife / AFP

Mbappé es el futbolista del momento, el jugador que asombra al mundo del fútbol y que mantiene en vilo a dirigentes y aficionados de PSG y Real Madrid. El martes se coronó con un gran gol que dio la victoria a los parisinos frente al equipo en el que sueña con jugar desde niño. Y pudo hacer alguno más si Courtois no hubiera hecho un partido brillante.

Y lo peor para el conjunto blanco es que Kylian tiene que pisar el Bernabéu en la vuelta, y eso conociendo además las bajas que tendrá Ancelotti, asusta. No hay mejor escenario ahora mismo para coronar a Mbappé ante los ojos del mundo del fútbol que el estadio donde más se le desea. El Santiago Bernabéu, rebautizado por los culés hace unos años como «el jardín de Messi», por las actuaciones memorables que firmó el hoy compañero del delantero francés.

En su buen español tendrá ocasión de preguntarle Kylian a Leo cómo se le ocurrió lo de enseñar la camiseta al público de Chamartín al marcar el 2-3 en el minuto 91 con un zurdazo en abril de 2017. En el afán periodístico de entronar a un nuevo rey del fútbol, muchos ya establecen prematuras comparaciones entre Mbappé y Messi. Como si fueran comparables. Ni su juego ni su palmarés, a los 22 años de ambos, lo es.

Respeto para Leo

A sus 21 Leo Messi ya tenía dos Champions, la segunda marcando un gol de cabeza en Roma. Y había levantado ya 3 títulos de Liga en el campeonato español. También había logrado su primer Balón de Oro. Por encima de todo ello, ya era el líder del mejor equipo de toda la historia, el que lo ganó todo de la mano de Guardiola.

Noticias relacionadas

Kylian supera a Leo en la media de goles a su edad, y fue campeón del mundo con Francia en 2018. Individualmente puede superar los números de Leo, técnica y físicamente es un portento. 

Messi fue mucho más, hizo mejores a los demás durante 15 temporadas, desequilibró partidos imposibles, y asombró al mundo durante tres lustros mientras lograba casi 40 títulos ganando 6 Balones de Oro. Mbappé tiene aún mucho que hacer para asomarse a ese trono. Respeto.