Club de Educación y Crianza de EL PERIÓDICO

Carta de amor a mi hijo

Criarte y educarte es difícil, pero te quiero. Te querré siempre. Eres bueno y noble, lo más bonito y auténtico que tengo en la vida.

4
Se lee en minutos
La crianza es complicada, pero tiene momentos absolutamente maravillosos.

La crianza es complicada, pero tiene momentos absolutamente maravillosos. / M. G.

Cuando seas mayor, y seas padre (si es que lo eres), te darás cuenta de que tener hijos es un camino complicado, lleno de baches. También te darás cuenta de que, en la crianza, hay un oficio que practica todo el mundo: criticar. En lugar de unirnos en la adversidad, papás y mamás nos dedicamos a sacar las uñas contra los que no educan como nosotros. Que te resbale la opinión ajena. Estás mil metros por encima. Únete solo a gente buena. Como tú.

Eres, junto con tu padre, lo más bonito y auténtico que tengo en la vida. Somos un fortín. Somos imparables. Somos invencibles. 

Te quiero. Te querré siempre. Por eso te doy -y te daré- el mejor regalo: tiempo. Tiempo para estar contigo. Para acompañarte. Para educarte. Para regañarte. Para entretenerte. Para consolarte. Para leerte un cuento cada noche. Para arroparte. Para besarte. Para remendarte los pantalones rotos y tejerte bufandas. Para quitarte los piojos uno a uno. Para hacerte tortitas y mermelada casera. Y, dentro de algunos años, cuando llegue tu momento, vuela. Vuela todo lo alto que puedas. Vuela lejos de nosotros. Vuela por ti mismo. Vuela con las alas que te hemos cosido con todo el amor del mundo. Como el corto de Disney que tanto te gusta: ‘Vuela’. Pero acuérdate de otro corto que también te arrebata: ‘Bao’. Por más mayor que seas, siempre estaré aquí, deseando verte y cocinando empanadillas para ti, como la protagonista.

Tu risa infantil me hace feliz. Tus ojos. Tus manitas, todavía pequeñas. Tu voz de niño chico. No crezcas, mi vida. Quédate así.

Estás hecho de una madera noble. Eres el ser más empático que conozco. Eres bueno, generoso y listo. Eres una gran persona y, si nada se tuerce, lo seguirás siendo en el futuro, cuando aita y yo dejemos de ser los dioses que somos ahora mismo para ti.

Te veo jugar con tus amigos y me viene a la cabeza la película 'Cuenta conmigo'. Qué maravillosa es la amistad en la infancia. Qué pura y qué necesaria. Cómo te ríes. Cómo te enfadas. Cómo os cogéis por los hombros y habláis de vuestras cosas. Cómo lo pasáis en el parque cada tarde. Cómo disfrutáis cuando ‘las mamis’ os dejamos ir solos a la fuente para rellenar de agua la cantimplora. Que diez minutos de libertad absoluta. 

Cómo me gusta que me cuentes tus cosas. Yo también te cuento las mías. Disfruto cuando me hablas de todo y me invades a preguntas. No dejes nunca de hacerlo. Eres mi cómplice. Te miro a los ojos y sé lo que piensas. A ti te pasa lo mismo conmigo. En lo bueno y en lo malo.

Me enternece verte reír con una de tus pelis preferidas, 'Dos tontos muy tontos'. Me pides que la vea contigo y te tronchas con la escena de la diarrea. Qué importante es Jeff Daniels para nuestra familia. Cómo te gusta que te contemos que tu padre y yo nos conocimos entrevistándole en el festival de cine de Las Palmas.

Qué orgullosa estoy de ti. Cómo me satisface que tus profesoras me digan que eres aplicado y responsable. No cambies, por favor. Adoro tu prudencia. Cómo se puede ser tan sensato y tener la cabeza tan bien amueblada con solo siete años. 

Me encanta que hagas volteretas en el sofá. Me arrebata que nos pidas una guerra de cojines. Me maravillan tus dibujos. Me embruja tu capacidad, tu paciencia y tu pericia para construir legos. Me gusta cuando silbas. Me fascina cuando vamos los tres en el coche y pones 'Libre', de Nino Bravo. La cantamos y desafinamos. Pero vemos por la ventanilla el acantilado de Azkorri y nos sentimos, efectivamente, vivos y libres. Qué feliz eres en la playa. La de horas que pasas con aita buscando cangrejos en las rocas. Cómo te gusta traerme el cubo con tus capturas. Harás lo mismo con tus hijos. Estoy convencida. 

Noticias relacionadas

Criarte no es fácil. No lo es para nadie. Nos venden la maternidad feliz y nos ocultan sus sombras. En este Club de Educación y Crianza hablamos -sin tabú alguno- de las oscuridades. Lo hacemos para apoyar a las mamás que lo están pasando mal. Lo hacemos por justicia, para decirles que no están solas. Y lo hacemos, sobre todo, con humor. El humor es básico en la vida. No dejes de reírte nunca. Hasta el problema más descomunal se sobrelleva mejor si aprendes a desdramatizarlo, algo que nos ha grabado a fuego la abuela.

Ríete. Ríete siempre. Ríete de todo. Y cuando quieras llorar, hazlo también. Porque llorar es de valientes. Te adoro. Eres lo mejor que he hecho en la vida.

Club de Educación y Crianza

En el Club de Educación y Crianza de EL PERIÓDICO queremos compartir ideas, experiencias, tendencias, preguntas y respuestas sobre la maternidad y la paternidad. Si tienes niños pequeños o adolescentes, este es tu sitio. Olga Pereda modera una comunidad en la que caben todos: papás, mamás, abuelos, tías, pedagogos, maestros…


Es muy fácil unirse al club. Regístrate en Entre Todos y escríbenos, explicando tus inquietudes o compartiendo tus propias experiencias. Entre todos crearemos un espacio para acompañarnos en la apasionante y complicada tarea que supone criar y educar.