Apunte

La bola imposible de Djokovic

1
Se lee en minutos
Novak Djokovic, este miércoles, entrenando en Melbourne.

Novak Djokovic, este miércoles, entrenando en Melbourne. / Europa Press / James Ross

La cascada de información en torno al caso Djokovic ha hecho desbordar el río durante toda la semana, por momentos el cauce crecía, como la popularidad del serbio entre los antivacunas, al quedar libre. Ahora apunta a acabar en uno de esos cauces secos que nunca vuelven a recuperar el agua…con el visado retirado por el ministro de Inmigración australiano.

El tenista olvidadizo ha quedado más que retratado desde que fuera retenido en un hotel de Melbourne destinado a quienes entran de forma ilegal en el país.

¿Quién le asesora? Su rastro en el camino hacia Australia ha dejado PCR manipulado, entrada en Marbella sin cumplir los requisitos para entrar legalmente en España (se requiere certificado de vacunación y PCR), un positivo el 16 de diciembre (según él) seguido de fotos, abrazos y charla con niños y visita a un hospital. Todo ello contagiado y sin mascarilla. ¡Alucinante! Y la sensación de que las normas no son para él. Hasta que puso los pies en Australia.

La tozudez del serbio

La broma le puede salir más cara de lo que él mismo podía haber imaginado, se arriesga a no poder volver a entrar allí durante los próximos 3 años. La tozudez del serbio llama la atención.

¿Qué podría sacar Nole de positivo en un embrollo de este calibre?¿ Midió mal?

Mientras los abogados preparan el juicio, que se antoja una bola imposible de alcanzar incluso para el número uno del mundo, ¿alguien puede pensar que después de lo vivido en esta semana de vértigo, su cabeza podría estar en las condiciones de concentración necesarias para abordar un torneo de Grand Slam?

De ídolo a mártir

Noticias relacionadas

A mitad de la semana ya reconoció Novak “errores de juicio y humanos”. Algo es algo. Lo que cuesta entender, más allá de las mentiras utilizadas por sus abogados para conseguir la exención, es no elegir la opción “me he equivocado, no volverá a pasar” aunque también fuera mentira.

De ídolo a mártir. Una metamorfosis que para algunos habrá sucedido en sentido inverso. Falta la foto escoltado por la policía camino del aeropuerto. Que salga con mascarilla…