Pandemia Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

¿Un nuevo nosotros?

El desconcierto de algunas medidas, las contradicciones, las diferencias de criterio según las comunidades autónomas o los países no ayudan a configurar 'nosotros' seguros y las tonterías de algunos (i)responsables políticos tampoco

1
Se lee en minutos

Grupos burbuja, contactos estrechos, clases confinadas, inmunidad de rebaño... hay un montón de expresiones que la pandemia (enfermedad de todo el pueblo) ha dibujado, nuevos “nosotros” en nosotros. Una enfermedad que ha afectado a tantas personas y que ha tenido consecuencias para la vida de todo el planeta, sobre todo en lo que se refiere a las relaciones sociales, da pie a pensar un poco.

Dado que la enfermedad pide aislamiento, ¿podría ser que más allá de las burbujas que intentamos trazar y proteger podamos hablar de nuevos nosotros? Las burbujas son frágiles y transparentes, dejan ver lo que somos a quien quiera mirar.

Desde el Razzmatazz a la masía de Mont-ras, la misma sensación de pretender crear un nosotros sin que te importen los demás. Las medidas de prevención y la vacunación son las únicas defensas con las que contamos. Autorresponsabilidad y conciencia social con el sistema sanitario colapsado, porque llueve sobre mojado.

El desconcierto de algunas medidas, las contradicciones, las diferencias de criterio según las comunidades autónomas o los países no ayudan a configurar 'nosotros' seguros y las tonterías de algunos (i)responsables políticos tampoco. Nos hemos quejado, con razón, de que el peso de la responsabilidad caía demasiado sobre nuestros hombros y que en los casi dos años que llevamos el funcionamiento de algunas estructuras no había mejorado mucho. Pero la queja tampoco nos sacará de dónde estamos si no la acompañamos de la máxima exigencia personal y conciencia colectiva.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Noticias relacionadas

Tenemos experiencias de nosotros muy cerca y es cosa nuestra decidir si participamos de ellas. Los 'nosotros' de los años prepandemia eran un trasiego de regalos y sillas para celebrar las comidas juntos. Este año hemos visto mucho más silencio y 'tuppers' de socorro, pero el 'nosotros es el mismo. Los 'nosotros' de Navidad son las cenas de San Egidio, son la cotidianidad de Santa Anna y tantos sitios sin nombre.

Yo quiero el nosotros de Desmond Tutu (y de paso su alegría). No quiero renunciar a los 'nosotros 'más difíciles. Que tengamos un nuevo 'nosotros' en 2022.