Nuevas oportunidades Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Economía de la pasión

Los perfiles profesionales creativos se multiplican gracias a las plataformas digitales

3
Se lee en minutos
Economía de la pasión

Unsplash

La economía de la pasión se está consolidando como uno de los sectores con mayor crecimiento en los mercados digitales. Todo lo contrario a lo que se puede pensar no se trata de actividades vinculadas al bienestar sexual; sino que se refiere a aquellas realizadas por profesionales que hacen de sus pasiones creativas su profesión. Esto son, los Youtubers, los Streamers, los Tiktokers, o los que ofrecen sus servicios individuales (clases de cocina, de yoga, mindfulness, etc.) a través de una plataforma digital. Este concepto nace en Silicon Valley en 2019 y se ha ido extendiendo de forma global. ¿Cuáles son sus singularidades? ¿Qué impacto tiene en la economía? ¿A qué sectores puede influir? 

El lema: sigue tu pasión

Su punto de partida responde a este lema: haz de tu pasión tu medio de vida con la ayuda de plataformas digitales que te permitirán llegar fácilmente a tus audiencias y/o clientes. Es decir, convertir tus pasiones o aficiones en un negocio individual con alcance global, sin necesidad de tener conocimientos tecnológicos. Este perfil responde a una nueva categoría de emprendedor creativo. Su modelo de negocio responde a una fórmula de monetizar la individualidad. 

El término de economía de la pasión lo acuñó una analista de un fondo de inversión estadounidense, Jin Li. Ella se convertiría en la primera embajadora del término y poco a poco se empezaría a usar de forma habitual entre los sectores de emprendimiento digital. Desde sus inicios se ha establecido una comparativa con otro término muy implantado, la 'economía 'gig', que responde a un modelo de pequeños encargos o bajo demanda que es conocido por la figura de los 'riders'. 

La diferencia de la economía de la pasión es que los creadores utilizan las plataformas digitales para que su negocio pueda llegar a cualquier cliente del mundo, proporcionándole herramientas para la distribución, la comunicación y el pago, sin necesidad de tener conocimientos de programación. Con estas facilidades, se han originado profesiones como la de 'podcaster', creador de contenido sonoro, escritor de 'newsletters', tutor o profesor virtual, creador de cursos de video o 'coach' profesional virtual. La base para el desarrollo de su negocio está en la creación de comunidades digitales que responden a unos intereses muy particulares y que buscan productos o servicios muy concretos, fuera de las dinámicas de los mercados generalistas. 

El concepto de pasión en algunos casos se cambia por el de economía de la creación. Algunos estudios cifran su volumen de negocio mundial en torno a los 100 mil millones de dólares. Se trata de dígitos importantes y en crecimiento. Es una tendencia que se consolidará en los próximos años.

Impacto en la educación y en el mundo profesional 

El incremento de estos emprendedores creativos está generando impacto en la educación y en la definición de un puesto de trabajo. Desde el punto de vista educativo, se observan dos elementos importantes. Primero, se debería profundizar en el autoconocimiento de cada estudiante para ayudarle a identificar sus talentos. No todo el mundo tiene claro desde el principio a qué se quiere dedicar. Segundo, la formación digital básica es un requisito fundamental para dotar al alumnado de habilidades que les permitan manejar diferentes herramientas digitales.

Noticias relacionadas

Sobre la dimensión profesional, se trata de una forma de trabajo individual que requiere de mucha colaboración con otros especialistas y de crear vínculos con sus comunidades de clientes. Esto resulta en nuevas rutinas de trabajo, que no siempre responden a un bienestar personal o emocional, porque deben recordar que el mundo digital no descansa por su posibilidad de acceso en cualquier momento y lugar, y además están acompañadas de las exigencias de una satisfacción inmediata por parte de los consumidores digitales. Esto requiere muchas veces de jornadas de trabajo interminables y sin descanso. Así que es fundamental que se establezcan rutinas saludables para evitar los síndromes de ‘burn out’ o que tengan que abandonar su negocio por problemas de salud.

La economía de la pasión ofrece nuevas oportunidades laborales, pero sus ventajas no deben hacer olvidar los derechos conseguidos por los trabajadores en la economía tradicional.