Tensión fronteriza Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Pretexto para una guerra

El conflicto en la frontera de Ucrania viene de lejos, la novedad es que Vladimir Putin está buscando un pretexto para entrar con sus tropas y abrir un nuevo frente de guerra en el mapa global

1
Se lee en minutos
El presidente de Ucrania,  Volodymyr Zelensky, en le centro de la imagen, vestido de militar duranta la visita que ha hecho hoy a la tropas en Donetsk, en el este del país.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, en le centro de la imagen, vestido de militar duranta la visita que ha hecho hoy a la tropas en Donetsk, en el este del país. / Efe

Ni con el virus haciendo estragos hay respiro para la paz. El conflicto en la frontera de Ucrania viene de lejos, la novedad es que Vladimir Putin está buscando un pretexto para entrar con sus tropas y abrir un nuevo frente de guerra en el mapa global. Cuando se cumplen treinta años desde que se liquidó la Unión Soviética, pensar que aquella firma solemne que desintegró el imperio rojo era el fin de la historia se ha demostrado un error. En contra de lo que tal vez pretenda Moscú, recuperar el dominio, o aunque solo sea la influencia, en todos aquellos territorios va a resultar imposible, pero mantener un espacio hibrido e inestable al oeste de la frontera rusa no. 

Noticias relacionadas

La cuestión no es la toma rusa de Ucrania, de la que ya controla la península de Crimea y amplias zonas rebeldes en el este del país. Mientras la amenaza exista, Europa estará de rodillas frente al Kremlin, que tras mas de veinte años en manos de Putin quiere volver a la escena global, recuperar una parte del espacio perdido y reivindicarse como la gran potencia que fue, antes de su caída. Estamos lejos de volver a la Guerra Fría, pero en momento donde parecía que la hegemonía mundial volvía a una relación binaria, ahora entre EE.UU y China, Putin no quiere ser ignorado

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Nada mejor que una buena crisis para anunciar el regreso. La mano rusa en Siria fue definitiva para marcarle a Obama y a Trump quien manda ahí; la amenaza a Ucrania no es menor. Probablemente nos encontramos frente a la peor crisis en Europa desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Con la defensa europea en manos del gendarme americano, antes de cumplir un año en la Casa Blanca, Joe Biden ya se enfrenta cara a cara con Putin. El líder ruso ya está en el lugar donde quería estar. Ucrania no entrará en la OTAN a pesar de las promesas, como ya ocurrió con Georgia. Esa sería la excusa, lo que no sabemos es si se trata de un ultimátum o el preludio de una guerra, que no merece Ucrania, ni conviene al resto del mundo.