En clave europea

Nuevos ataques a la libertad de prensa

3
Se lee en minutos
Unos periodistas, durante una entrevista.

Unos periodistas, durante una entrevista. / 123RF / Mihajlo Maricic

La libertad de prensa, esencial para la democracia, sigue sufriendo nuevos ataques en la Unión Europea (UE). En las últimas semanas, a la reforma del código penal griego para amordazar a periodistas se ha sumado una ley polaca restrictiva y la compra de Euronews por un fondo vinculado al régimen autoritario húngaro. Además, el Parlamento Europeo ha reclamado medidas urgentes contra la generalización de demandas judiciales abusivas e intimidatorias para silenciar a la prensa.La comisaria europea Vera Jourova reconoce que el periodismo en algunos estados de la UE es “una profesión verdaderamente peligrosa” y que es inaceptable como se trata a la prensa en Hungría y Eslovenia. Pero más allá de declaraciones, en una década la Comisión Europea no ha adoptado medidas efectivas para corregirlo. Incluso ante el grave retroceso de la libertad de prensa en Albania, la Comisión Europea indicó que no era motivo para retrasar las negociaciones de adhesión.

El Parlamento polaco aprobó el 17 de diciembre la nueva ley de medios de comunicación, destinada a silenciar la principal cadena privada de televisión y su canal de noticas TVN24. La ley se añadió en el último minuto en la agenda de la última jornada parlamentaria del año para su aprobación apresurada. La ley prohíbe que compañías de fuera del Área Económica Europea puedan tener la mayoría de un medio de comunicación en Polonia. Su objetivo es forzar al grupo norteamericano Discovery a vender sus canales y en especial TVN24, cuya información crítica no tolera el Gobierno ultraderechista del partido Ley y Justicia (PiS). Miles de polacos se manifestaron el 19 de diciembre contra esa ley y el Gobierno, que copia el modelo húngaro de amordazar a la prensa.

Pasividad de la CE

El Departamento de Estado norteamericano ha pedido al presidente polaco, Andrzej Duda, que no firme la ley, porque socava la libertad de expresión y de prensa y la confianza de los inversores. La Administración de JoeBidenconfía que Duda escuche, dada la dependencia polaca de EEUU en defensa. La Comisión Europea también asegura que actuará si la ley entra en vigor, aunque sería la primera vez que aplique una medida efectiva para proteger la libertad de prensa. Reporteros sin Fronteras lleva años quejándose de la pasividad de la Comisión Europea ante el retroceso de la libertad de prensa en la UE. Desde la llegada al poder del PiSen 2015, Polonia ha retrocedido 46 puestos en el Índice Mundial de Libertad de Prensa, hasta el número 64, en la cola de la UE junto a Grecia (70), Hungría (92) y Bulgaria (112).

Noticias relacionadas

Reporteros sin Fronteras también lleva meses reclamando sin éxito a la Comisión Europea que actúe ante la reforma del código penal griego que criminaliza con prisión la publicación “información falsa” que “cause ansiedad o miedo en los ciudadanos” o “perturbe la confianza pública en la economía nacional, la defensa o la salud”. La reforma, aprobada por el Parlamento en noviembre, no define con claridad que es una “información falsa”, lo que permite a las autoridades griegas “perseguir a cualquier periodista que escriba algo que no les guste”, señala Reporteros sin Fronteras. El Gobierno griego es del Partido Popular Europeo (PPE), igual que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen (y el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, hasta marzo).El Parlamento Europeo precisamente acaba de reprobar al Gobierno esloveno, también del PPE, por intimidar y atacar a la prensa.

La compra del 88% de la cadena televisiva paneuropea Euronews por el fondo Alpac Capital con estrechos lazos con Orbán hace sospechar que busca asegurarse una imagen favorable desde Euronews ante las elecciones de 2022. Alpac Capital, con base en Dubai, Budapest y Lisboa, asegura que garantizará la independencia editorial de Euronews. Pero Alpac ha recibido importantes fondos del Gobierno y empresas públicas húngaras y tiene negocios con compañías del entorno de Orbán. Asimismo, el máximo ejecutivo de Alpac Capital, Pedro Vargas David, tiene conexiones familiares con Orbán y su padre, el exvicepresidente del PPE Mario David, actúa desde hace años como asesor de Orbán. Desde 2010, Orbán ha ido amordazando la prensa para afianzarse en el poder. Su Gobierno controla mediante una fundación casi 500 medios que le regalaron empresarios afines. Y cuando surge un medio crítico, un empresario afín lo compra y amordaza, como ocurrió con el web de noticias Index en 2020.Hungría fue el único país de la UE excluido de la reciente Cumbre de la Democracia en EEUU.