ANÁLISIS

No es un mal sorteo

1
Se lee en minutos
El sorteo de la Europa League donde el Barça se medirá al Nápoles en febrero del 2022.

El sorteo de la Europa League donde el Barça se medirá al Nápoles en febrero del 2022. / @EuropaLeague

Qué lejos quedan aquellos sorteos a los que el Barça llegaba confiado. En los que se podía decir alegremente que no se tenían preferencias. Eran tiempos de abundancia, de superioridad. Últimamente, en cambio, el club visita Nyón de puntillas, esperando pasar desapercibido, pero no hay manera.

A menudo disfrazamos de mala suerte hechos que probablemente tengan una razón anterior

Ya salió trasquilado en verano cuando apareció la bola del infranqueable Bayern y, en la dinámica actual, no debe sorprender que le haya tocado el equipo que sobre el papel podía ser el gran coco junto a la Lazio. Y en este caso no hubo chapuza ni por tanto posibilidad de impugnar.

Concatenación de malas decisiones

A menudo disfrazamos de mala suerte hechos que probablemente tengan una razón anterior. Por poner un ejemplo, no será simple mal fario el motivo por el cual la enfermería del Barça tiene un alto porcentaje de ocupación. Tampoco es casualidad que el club azulgrana entre en esta ocasión en el bombo de la Europa League. Detrás de ello hay una concatenación de malas decisiones que empezaron hace años.

Eliminatoria atractiva

Pero enfóquenlo de otra manera, desde el punto de vista del espectador azulgrana, la eliminatoria es atractiva e incluso si se hace el despistado, si no presta atención al himno que sonará antes del partido y si no mira el calendario esa semana, puede llegar a pensar que ese Barça-Nápoles es un emparejamiento de Champions.

Noticias relacionadas

Aún les daré más motivos para estar satisfechos, si el Barça de febrero es similar al actual, el sufrimiento será mínimo: una ronda y para casa. Piensen que, de haber tocado otro equipo más asequible, la agonía se hubiera podido alargar quizás hasta octavos o cuartos cuando un equipo mínimamente afilado, les hubiera enviado igualmente para casa.

En cambio, si por esas fechas el Barça ha subido el nivel y la nueva era de Xavi les permite ser suficientemente fuertes como para batir al Nápoles, significará que han recuperado potencial como para incluso aspirar a ganar la competición. Así pues, no ha sido un mal sorteo para el Barça. Si quieren hablar de mala suerte, fíjense en el Madrid.