Negociaciones presupuestarias Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Netflix decide el Gobierno

A la plataforma americana solo le faltaba derribar un Gobierno para contrastar su poder planetario

1
Se lee en minutos
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, conversa con el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, el pasado 25 de noviembre de 2021, en el acto de firma del acuerdo para la elaboración de un nuevo dictamen del pacto de Estado contra la Violencia de Género.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, conversa con el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, el pasado 25 de noviembre de 2021, en el acto de firma del acuerdo para la elaboración de un nuevo dictamen del pacto de Estado contra la Violencia de Género. / JOSÉ LUIS ROCA

Si ya era difícil entender que los Presupuestos se jugaran a la baza Netflix entre PSOE y ERC, todavía resulta más carpetovetónico que una hipotética ruptura entre los socios también venga provocada por el fabricante de tebeos tan acreditados como 'The Crown'. A la plataforma americana solo le faltaba derribar un Gobierno para contrastar su poder planetario. Las cuentas estatales, que en Portugal demolieron al Ejecutivo, sustancian la postración española ante el videobecerro de oro que consolida el imperio del idioma inglés.

En lugar de apadrinar con furia a las plataformas de matriz española (Movistar) o catalana (Filmin), los representantes mayoritarios de ambas geografías se comportan como el niño pobre que arroja su bicicleta al suelo cuando contempla otra máquina de fabricación extranjera. Francia apadrinó la “excepción cultural” para frenar el colonialismo cinematográfico estadounidense, el nacionalismo español y el independentismo catalán han optado por una sumisión transversal, al margen de las ideologías irreconciliables. El carácter digital de Netflix confirma asimismo el desinterés político por los medios tradicionales.

Noticias relacionadas

“Queremos divertir al mundo”, reza la presentación de Netflix, una proclama sin duda más entretenida que la Constitución. No puede extrañar que se hayan entregado a tan atractiva propuesta los descendientes de Lope de Vega y de Joanot Martorell, incapaces de escribir ni una emocionante historieta después de haberle dado la espalda a la historia. PSOE y ERC están a un paso de comprometerse a decretar confinamientos adicionales, para favorecer las afiliaciones al partido único que ha dominado la gestión de los Presupuestos. Cabe imaginar los celos de Zuckerberg, porque Facebook todavía no ha propiciado un golpe de Estado a plena luz del día. Los partidarios del vaso medio lleno se aferrarán a que peor sería caer en manos de Disney, puestos a que la ficción domine la realidad. La independencia fue según el Supremo una "ensoñación", ahora sustituida por otra ilusión.

Temas

Netflix