Pros y contras Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Contra la exclusión

En 'Els àngels no tenen fills' se plantea si chicos y chicas con discapacidades pueden ser padres y madres. Pero lo que de verdad exigen es que sus “vidas toleradas” sean “vidas celebradas"

1
Se lee en minutos
A la derecha, Andrea Álvarez, protagonista de ’Mare de sucre’, junto a otros intérpretes de la obra.

A la derecha, Andrea Álvarez, protagonista de ’Mare de sucre’, junto a otros intérpretes de la obra. / May Circus

Cuando Claudia Cedó estrenó en el TNC su obra 'Mare de sucre', un montaje en el que intervenían personas con discapacidades de todo tipo (o con otras capacidades, para ser precisos), el amigo Sorribes escribía que no se trataba de un teatro "inclusivo”, sino de un “teatro grande, sin etiquetas”. Decía que “en escena la división social entre 'nosotros' y 'ellos' no existe” y reclamaba que los Escenaris Especials, el invento de Cedó para dar voz (y para que nosotros escuchemos) a las personas vulnerables volviera pronto con otra joya. Ha vuelto. Dos de los intérpretes de 'Mare de sucre' y una actriz que les acompaña han estrenado en la sala La Planeta un trabajo exhaustivo de documentación literal en forma de espectáculo. Se llama 'Els àngels no tenen fills' y plantea la problemática de si estos chicos y chicas pueden ser padres y madres. De hecho, esta es la excusa: lo que de verdad exigen (“no habría vulnerables si no hubiera quien quisiera vulnerarlos”) es que sus “vidas toleradas” sean “vidas celebradas”. Hacía tiempo que no me emocionaba así en un teatro. No porque viera a personas diferentes, sino porque éramos unos iguales. Es urgente y necesario que alguien programe esta joya en Barcelona.