Igualdad Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

1
Se lee en minutos
Alexia Putellas, en el avión de regreso de París y camino de Sevilla.

Alexia Putellas, en el avión de regreso de París y camino de Sevilla. / @fcbarcelona

Alexia Putellas, centrocampista del Barcelona, ha sido la primera futbolista que ha ganado el Balón de Oro en España. Y su triunfo son muchos. El premio a su esfuerzo y compromiso, por supuesto, pero también un éxito colectivo para el fútbol, para el deporte femenino. El trofeo certifica que no hay espacios vetados a las mujeres. Muchos son hostiles, pero no invencibles. Hoy, gracias al tesón y a la ilusión de mujeres como Putellas, los campos de fútbol también son territorios femeninos. Su flamante Balón de Oro es un referente para mujeres y niñas. También para niños. Un importante avance en un combate por la igualdad que aún se enfrenta a lacerantes desigualdades, tanto en visibilidad como en recursos. 

Sin duda, la lectura positiva en femenino del reconocimiento es inevitable. Y esa lectura cobra aún más fuerza cuando se sitúa en el futbol nacional. Porque Putellas ha sido la segunda futbolista española, hombre o mujer, que ha logrado el Balón de Oro. Desde el mítico centrocampista gallego Luis Suárez que consiguió el galardón en 1960, ningún futbolista español lo había logrado. El triunfo de Putellas certifica la importancia de apostar por el deporte femenino. Invertir en él no solo es una cuestión de justicia y equidad, es también una inversión para el deporte en general. Lo hace más grande, más potente y ofrece más motivos de alegría a la afición futbolística. El pódium de los ídolos ha añadido un nuevo nombre, y es de mujer.