Pros y contras Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Variante ómicron

1
Se lee en minutos
Una mujer se aplica pomada contra la sarna.

Una mujer se aplica pomada contra la sarna.

Sí, es una infección de la piel, pero no se preocupe, aplicaremos una pomada antibiótica en las manos y ya podrá seguir conduciendo. ¿Los pies? Puede accionar los pedales, ¿verdad? Pues adelante. No, mire, es que comprar crema para todo el cuerpo saldría carísimo. Además, no es necesario. Fíjese, ¡qué control del volante! ¡Qué uñas tan impolutas! No se preocupe, lo importante es no detenerse. Vista al frente y ¡a correr! Ya, ya sé que los pies siguen teniendo mal aspecto, pero ¿por qué los mira? Vamos, la carretera es suya y no puede perder el tiempo en nimiedades. ¿Le pica? Piense en otra cosa. Lo mejor es distraerse. Y no se detenga, sobre todo, no se detenga. Ya sabe, la vida es como ir en bicicleta, si dejas de pedalear…

No, ahora no voy de autoayuda barata, pero alguna justificación tendremos que inventar para todo esto. ¿El picor ya le alcanza las muñecas? Un poco más de pomada en las manos. Sí, claro, solo en las manos. Ya le he dicho que aplicarla en todo el cuerpo es inviable. Además, ¿qué tienen que ver sus manos con los pies? ¡Si están en extremos opuestos! ¿Qué? ¿Del mismo cuerpo? Perdone, el absurdo será usted. No nos pongamos nerviosos. Siga, siga. Y, sobre todo, no baje la mirada.