Ágora Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Catalunya, un país que conecta Europa y el Mediterráneo

Somos palanca y motor de la cooperación triangular entre Europa, el Mediterráneo y África porque entendemos que la solidaridad, la investigación y la innovación deben guiar un modelo más justo y equitativo, más verde y digital

3
Se lee en minutos
Contenedores de mercancías en el muelle de descarga del Puerto de Barcelona, en una imagen de archivo.

Contenedores de mercancías en el muelle de descarga del Puerto de Barcelona, en una imagen de archivo. / David Zorrakino / Europa Press

Catalunya ha tenido históricamente una clara vocación internacional. Hoy Barcelona es una de las ciudades del planeta con más consulados. Contamos con 95 representaciones del cuerpo consular, casi las mismas que Hamburgo (96) y solo por detrás de ciudades como Nueva York (117) y Hong Kong (120).

Sabemos que la proyección en el mundo comienza en nuestro país, y también, que el Mediterráneo es el cuna de la acción exterior catalana. De ahí que el Govern participe con mirada propia en la celebración del Día del Mediterráneo el 28 de noviembre, una iniciativa surgida en el marco del 25º aniversario del Proceso de Barcelona (2020), que sentó las bases para el diálogo euromediterráneo. Rendimos homenaje a un legado singular, a un ecosistema diverso –y frágil, que debemos preservar– y al mosaico de identidades y culturas que componen un territorio único. El Mediterráneo, el centro geográfico de la Tierra, como lo llamaban los romanos, late todavía como el corazón de nuestro mundo.

La nueva Agenda para el Mediterráneo de la Unión Europea y las líneas maestras del Pacto Verde Europeo nos animan a reforzar nuestro rol en este espacio. La presencia catalana en nuestro mar se define desde hace siglos por la proximidad, el intercambio y la experiencia. El Govern dinamiza esta influencia con herramientas como la Estratègia Mediterrània de Catalunya (MedCat 2030), una hoja de ruta que contribuye a reforzar el proyecto mediterráneo en Europa y que queremos impulsar con actuaciones como la organización de un gran foro en los próximos meses.

Promovemos una comunidad innovadora, intercultural e inclusiva sobre la base del bienestar de las personas, el valor del diálogo y de los derechos. Somos la vuelta de tuerca que conecta Europa con los países costeros del mar compartido. Por todo esto y mucho más, Catalunya se ha convertido en un verdadero 'hub' mediterráneo. Un nodo geoestratégico transformador que nos hace reivindicar la capitalidad mediterránea de Barcelona.

Entre los ejes de la acción exterior catalana destaca nuestro compromiso para favorecer un modelo de progreso y de ciudadanía mediterránea que apueste por un espacio integrado como motor de crecimiento inclusivo, con la determinación de ayudar a resolver los retos de alcance humano, social y económico que afronta la región. Uno de los más urgentes, la creación de oportunidades y empleo.

La ausencia de una integración regional fuerte que propicie colaboraciones estables en sectores decisivos nos sitúa en desventaja clara respecto a otras regiones emergentes, y el hecho de no disponer de una red compartida de infraestructuras en la orilla sur dificulta el comercio hacia el norte. Catalunya tiene mucho que decir. Tenemos mucho trabajo por hacer. En especial a la hora de liderar un posicionamiento integrado en el impulso de las nuevas economías (verde, circular, azul y social) como gran oportunidad de transformación.

También desde Catalunya impulsamos el trabajo en red y priorizamos la presencia de instituciones y agencias mediterráneas que refuercen nuestro papel como ‘hub’ económico de la Europa del Sur. El Mediterráneo representó el 27% del comercio exterior catalán en 2020: exportamos principalmente química, alimentación y bebidas, vehículos, metalurgia, textil y confección, y productos metálicos.

El intercambio de mercancías con los países mediterráneos supone el 28% del total del volumen en los puertos catalanes, repartido al 50% entre la orilla norte y la sur. Alrededor de un tercio de la marina mercante mundial atraviesa cada año nuestro mar y, como conjunto, somos el primer destino turístico del planeta.

Noticias relacionadas

Catalunya es el mayor ‘hub’ logístico intermodal del sur de Europa, con dos grandes puertos en Barcelona y Tarragona, trenes de alta velocidad, un aeropuerto internacional y autopistas enlazadas con el sistema viario europeo. Pero el progreso nos reclama dotarnos de dos infraestructuras imprescindibles: el 5G y el Corredor Mediterráneo. Urge que sean una realidad. Somos sin duda palanca y motor de la cooperación triangular entre Europa, el Mediterráneo y África porque entendemos que la solidaridad, la investigación y la innovación deben guiar un modelo más justo y equitativo, más verde y digital.

Uno de nuestros principales valores para Europa es nuestra centralidad mediterránea. Un valor que lo es, justamente, porque somos parte de Europa.