Conectar con las necesidades Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Presupuestos de emoción contenida

En el Congreso acabamos de aprobar las cuentas más sociales de la historia de nuestro país, con el claro objetivo de que la recuperación económica sea justa y equitativa para todos y todas

3
Se lee en minutos
Pedro Sánchez felicita a María Jesús Montero, tras la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2022, este 25 de noviembre de 2021.

Pedro Sánchez felicita a María Jesús Montero, tras la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2022, este 25 de noviembre de 2021. / JOSÉ LUIS ROCA

Desde hace unos días los pueblos y ciudades se iluminan al atardecer avanzando la Navidad que está por llegar. Como cada año, las fiestas vienen cargadas de sueños y esperanzas, de propósitos de mejora, también de enmienda para el año nuevo que empezamos a visualizar en los calendarios. 

Para las y los servidores públicos, diciembre tiene sabor a Navidad pero sobre todo a Presupuestos. Los vigentes que se cierran, y los del año próximo que o bien se aprueban, como acaba de hacer el Gobierno de España en el Congreso, o bien se prorrogan, como pretende hacer el presidente Moreno en la Junta de Andalucía o como lleva haciendo el Gobierno independentista durante más de una década. Parece que para 2022 lo que queda del Govern enmendará esta parálisis en un gesto más para romper con el ‘processisme’, aunque sea a cámara lenta. Primero los 'comuns'. Los de Aragonès se niegan a pactar en unos presupuestos con el vencedor de las elecciones catalanas, Salvador Illa, mientras que en Madrid, Rufián lo hace con Sánchez. Juegan al ilusionismo, tratando de alargar la mentira para dejar asomar, sin que les salpique, la irremediable verdad. Como si la ciudadanía no fuese ya plenamente consciente de la realidad. 

En el Congreso de los y las Diputadas, mientras tanto, acabamos de aprobar los Presupuestos más sociales de la historia de nuestro país. Con el claro objetivo de que la recuperación económica sea justa y equitativa para todos y todas, sobre todo para las personas más desfavorecidas. Por eso 6 de cada 10 euros se destinan a políticas sociales. Desde la atención a la dependencia, acabando con la lista de espera heredada de los populares, a la protección de la infancia; pasando por la garantía de ingresos para que todas las personas puedan vivir con dignidad: reforma de las pensiones, sobre todo de las no contributivas, incremento del salario mínimo interprofesional o el complemento de 100 euros por hijo o hija a cargo de los y las perceptores del ingreso mínimo vital, son tan solo algunos ejemplos. Algunos importantes, decisivos y necesarios ejemplos para mejorar la vida de las personas.

Los presupuestos son instrumentos de priorización política. Las partidas de inversión muestran las políticas públicas en las que los gobiernos ponen el acento. Unos presupuestos de progreso son buenos cuando responden a las necesidades ciudadanas. Y para lograrlo, la proximidad es indispensable. 

Noticias relacionadas

Una de mis funciones como diputada es estar en contacto con la ciudadanía. Detectar necesidades a las que debemos dar respuesta desde los poderes públicos. Hace unos meses se puso en contacto conmigo Fali Vázquez, de la Asociación Catalana del Síndrome de Rett. Ella me explicó que la prestación de cuidado a menores enfermos de cáncer u otras enfermedades graves finalizaba cuando el hijo o hija cumplía 18 años, independientemente de si sus condiciones de vida habían mejorado o no. Poco después Sandra Bella, de Afecto Mariposa, me expone la misma situación. A partir de ese momento diversas familias y entidades, como el Sindicat de Mares en la Diversitat Funcional, se ponen en contacto conmigo con la misma demanda. Y hoy podemos decir que lo hemos conseguido. Estos presupuestos amplían a los 23 años la citada prestación. 

Los presupuestos muestran las prioridades de un Gobierno y su conexión con la realidad del país y las necesidades de sus gentes. Por eso, hoy puedo afirmar, sin lugar a dudas, que estos presupuestos están repletos de emoción contenida, que estos presupuestos son las cuentas sociales que los y las españolas necesitamos justo en este momento. Ahora que llega la Navidad, la ilusión por crear una España más justa y equitativa también ha llegado, para quedarse, en el Congreso de los y las Diputadas.